La historia del pintor indígena que creó a la Virgen de Guadalupe

0

  • Las evidencias apuntan a que Marco Cipac de Aquino, pintor indígena mexicano, fue el autor gráfico de la imagen de la Virgen

Uno de los cultos más extendidos en México es, sin duda, la de la Virgen de Guadalupe. De acuerdo con el mito, la madre de Dios se le apareció en el monte del Tepeyac a Juan Diego, para transmitir su legado a Nueva España. Sin embargo, diversas investigaciones conducen a que la autoría de esta imagen venerada en todo el país y el continente corresponde al pintor indígena Marco Cipac de Aquino.
EL NACIMIENTO DE UN MITO
La aparición de la Virgen de Guadalupe data del siglo XVI. Se estima que el año exacto fue 1531, según los registros históricos disponibles. A partir de entonces, ha generado una devoción sólida entre los mexicanos, al punto en que se ha considerado como una nación guadalupana, más que católica.
Según narra el mito, la Virgen de Guadalupe se le apareció cuatro veces a Juan Diego Cuauhtlatoatzin, un indígena chichimeca. En cada ocasión, la Virgen le encomendó avisar a Fray Juan de Zumárraga, el obispo de Nueva España, de la situación. No fue hasta la cuarta vez que así lo hizo, llevando como evidencia un ayate con la impresión divina de la imagen.


Al día de hoy, esta prenda se venera en el centro ceremonial de la Ciudad de México, en el mismo cerro del Tepeyac, donde se alzó la primera ermita en su honor.
Después de la Meca, en Arabia Saudita, el santuario dedicado a esta figura religiosa es uno de los más visitados en el mundo. Particularmente hacia fin de año, durante las fiestas marianas. Se tiene registro de que, año con año, la Basílica de Guadalupe recibe cerca de 10 millones de visitantes, concentrados en el 12 de diciembre.


EL PINTOR DETRÁS DE LA IMAGEN MÁS VENERADA DE AMÉRICA
El registro de las apariciones de la Virgen de Guadalupe es parte de la tradición católica y aparece en diversas cartas y manifiestos del mismo Fray Juan de Zumárraga. Sin embargo, el provincial de los franciscanos, Fray Francisco de Bustamante, sostuvo en 1556 que la imagen de la Virgen era de la autoría de Marcos Cipac de Aquino, un pintor indígena contemporáneo al supuesto milagro guadalupano.
A raíz de este hallazgo, diversos científicos sociales condujeron estudios en torno a la autoría de esta figura de culto. Los argumentos varían ampliamente y algunos aseguran que el origen de esta imagen alcanzó tal fuerza durante la Colonia por el culto ya existente a Tonantzin, la diosa madre de los mexicas.
Uno de los argumentos más contundentes es el Augusto Vallejo de Villa, quien asegura contar con información única sobre Cipac de Aquino y su obra. Este historiador encontró recursos suficientes construir la biografía del pintor indígena.
Vallejo encontró diversas misivas de Fray Francisco de Bustamante en las que se hace referencia al artista —con nombre y apellido— como autor único de la imagen guadalupana. El sacerdote lo menciona varias veces como »el indio Marcos», y le atribuye la creación de la pintura.


Bustamante no es el único que lo menciona. Además de él, Bernal Díaz del Castillo, autor de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1555 —1575), reconoce a Marco Cipac de Aquino en repetidas ocasiones como «uno de tres pintores autóctonos excelentes» del Nuevo Mundo.
El culto a la Virgen de Guadalupe sigue cimentándose al día de hoy en el mito de Juan Diego; sin embargo, es una realidad que la imagen proviene de un contexto histórico colonial donde las campañas evangelizadoras se extendieron a lo largo y ancho del continente americano y su aparición corresponde a un contexto social de colonización política y espiritual durante el siglo XVI.

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: