Meditando | COVID 2 monumental enemigo, venceremos

0

Desde hace once meses el nuevo coronavirus, Síndrome respiratorio agudo severo coronavirus-2, (SARS-Cov-2) ha devastado al mundo, hasta el día 12 de diciembre en curso se habían registrado en el mundo 71 millones 692,000 casos y un millón 113,141 fallecidos. En México, total de casos un millón 242,553, y decesos ciento trece mil 693. (SS. México dic.12, 2020). Estadística aterradora, va en ascenso.

Hasta el momento no hay fármacos efectivos para eliminar el virus con segura eficacia, la vacuna esta “por salir” y no acaba de hacerlo, lógicamente porque su elaboración es proceso minucioso y complejo cuyo protocolo consta de tres fases, desde el modelo experimental en animales, pequeños después de mayor tamaño, en la tercera etapa en humanos y la cuarta, observación en plazo pertinente para conocer efectos colaterales y efectividad, cada fase requiere varios meses de trabajo intenso de laboratorio y campo.

Al conocer la naturaleza biológica del coronavirus-2, se explica la complejidad de la empresa emprendida en busca de “la vacuna”. En el presente el desarrollo de la ansiada vacuna ha llevado un acelerado ritmo sin precedentes porque la inteligencia y letalidad del virus lo exige y actualmente con el conocimiento de la naturaleza de este corpúsculo y su letalidad, cientos de científicos del mundo no escatiman esfuerzo, gastos y dedicación.

A principios del otoño 2020 se ensayaban en humanos mas de 40 vacunas y 150 ensayos pre fase III (OMS. Borrador del panorama de vacunas candidatas COVID-19). La fase III es crucial pues determinará a la vacuna eficaz y segura (Desarrollo y autorización de vacunas Covid 19. US. Food and drug administration).

El virus SARS-CoV-2. esta rodeado por una cápsula de proteínas con material genético, el acido ribonucleico (ARN), cuando se aproxima a células con superficie suficiente de contacto el virus se adhiere a ellas y empieza una serie de acontecimientos que llegarán hasta la destrucción de esas células.

La cápsula del virus hace contacto con la célula y por su capacidad de penetración dependiente de la proteína S, (Spike) en las “espigas” que le dan aspecto de corona, esta proteina es producida por las mismas células invadidas que serán destruidas, por instrucciones del ARN del virus.

Los virus entran en las células víctimas a través del “receptor único”, el RBD (por siglas en inglés Receptor binding domain), vea imagen 1, tomada de la publicación de la Dra. Laura Domínguez, citado mas adelante. El RBD está ubicado en la misma proteína S, que es la “llave” facilitadora de la entrada viral a las células, (“el portero de la muerte”), desde ahí el virus es atraído por receptores de la célula invadida, los receptores de la ECA, (enzima convertidora de angiotensina) causante de hipertensión arterial) que existen en el aparato respiratorio y digestivo del organismo humano y se han aprovechado en farmacología terapéutica para tratar la hipertensión arterial porque son inhibidos por diversos fármacos anti hipertensivos. El RBD también es el sitio donde los anticuerpos creados por la vacuna, destruirán al virus de COVID 19.

La proteína que ayuda al virus, es producida por la misma célula agredida que cumple instrucciones del ARN del material genético contenido en la capsula del virus invasor. Además la proteína S se cubre con glucósido” (azucares”) de su misma superficie, blindan al virus, lo protegen, y el virus gobierna a las células que está invadiendo. Todo un diabólico contubernio,
Sobre esta interacción se dirigen los estudios en virología para entender el mecanismo de agresión del virus, las vías que sigue y conocer el origen de este peculiar ente biológico. (Laura Domínguez, Carlos Amador, El origen del COVID 19, facultad de química UNAM, 2020).

El lector comprenderá esta exposición y se dará cuenta del virus fenomenal que enfrenta la ciencia humana, entonces entenderemos las vicisitudes a vencer por los científicos en busca de la vacuna óptima.

Tengamos confianza y esperemos, todas las vacunas del pasado han llevado alrededor de diez años para ser creadas, hoy debemos tenerlas en lapso de un año o dos, gracias a la dinámica explosión de su búsqueda.

Cuando se conocen los detalles expuestos, se comprende quién es el enemigo a vencer y los recursos que tenemos para ello. Dejemos a los científicos trabajar, confiemos en la honestidad de las informaciones recibidas del avance de las investigaciones y no elucubremos, no hagamos caso de pseudo reportes de medios virtuales ni politización de informes tendenciosos de grupos que pretenden desorientar a la ciudadanía en pos de ganancia electoral.

El problema es serio, el enemigo a vencer es monumental, nuestra conducta debe ser equilibrada, consciente e informada. Debemos evitar indiferencia o exceso de confianza, informémonos, cuidémonos y protejamos a los demás.

hsilva–mendoza@hotmail.com

RBD-IMAGEN

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: