Astrolabio Político | La encrucijada de Joaquín

0

“La razón y el valor siempre se impondrán a la traición y a la ingratitud.” — Platón.

Mientras el proceso electoral local y federal del 2021 avanza, la hora de las definiciones se aproxima. Veracruz enfrentará el más grande reto democrático de su historia reciente, por lo que la sociedad y la militancia de los diversos partidos políticos se muestran expectante a lo que suceda.
De esta manera, mientras se siguen sufriendo los estragos de una purga que la misma sociedad se auto infringió tras el proceso electoral del 2018, que a la postre llevó al poder a Morena, los partidos políticos de oposición han expresado su intención por alcanzar un acuerdo que permita la construcción de una gran coalición partidista que se alce con el triunfo electoral intermedio del 2021, el cual limite el comportamiento autoritario del actual presidente López en sus esfuerzos por destruir todo el pasado reciente.
Para millones de mexicanos incluidos los ubicados en la pobreza extrema, la añoranza de mejores tiempos comienza a ser causal de un sentimiento de desencanto y de traición, producido por las políticas transformadoras del nuevo régimen.
Atrás ha quedado la euforia esperanzadora de un gran cambio de rumbo bajo el mandato del presidente López, el cual con su actitud ha exhibido un comportamiento al que ya tipifican de criminal, respecto al manejo de la pandemia por Coronavirus, afirman.
Y es que los más de 118 mil 202 fallecidos reportados por el sector Salud, son tan solo la muestra de cómo se ha mal manejado la pandemia, misma que se pretende operar con fines electorales, en cuanto la vacuna comience a ser distribuida por el mismo Gobierno Federal, quien se ha instaurado en juez y parte en la salvación de sus mismos ciudadanos.
Bajo este escenario, PAN, PRI y PRD comenzaron a nivel nacional y estatal negociaciones para construir ese frente común que dé al traste con la intentona de perpetuar un proyecto abyecto, basado en la mentira y en la repetición constante de acabar con la corrupción –que, dicho sea de paso, ha sido fomentada como nunca por el actual gobierno federal–.
De este modo, las dirigencias y militancias de los partidos PRI y PRD se cuestionan qué está pasando con el PAN y su líder Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, quien se muestra indiferente al correr de los plazos y al avance del mismo proceso, sobre todo porque ha llegado el momento de las definiciones.
Evasivo, reticente al acuerdo, a la negociación, “El Chapito” como le conocen, intenta no dar su brazo a torcer en el afán de impedir que el panismo identificado con el Yunismo del Estero tome control del partido, como si esa realmente debiera ser prioridad, en un momento tan crucial como el que enfrenta México y Veracruz.
Así peleando batallas –aparentemente para alguien más– el dirigente del PAN desaprovecha la oportunidad de volver a llegar a ser gobierno, su incomprensible actitud, si observamos que su actuar es una franca traición para los principios del PAN, de sus militantes y de la democracia, aleja por mucho sus posibilidades reales de triunfo.
Peor aún, si observamos que el horizonte electoral pretende ser pulverizado por las diversas propuesta u ofertas electorales -14 partidos políticos- con el único objetivo de afianzar al que mantiene la aparente mayoría –Morena–, se puede ya comenzar a interpretar como una mezquina artimaña operada desde Palacio de Gobierno.
Así pues, acaba el 2020 con el cuestionamiento ¿Para quién trabaja Joaquín Rosendo Guzmán Avilés?, ¿Será en verdad para los militantes y simpatizantes del PAN?, ¿Qué gana el panismo con su indiferencia?, ¿A quién ayuda con su actitud?
Las preguntas están en el aire, esperemos que el mismo Joaquín comprenda que de continuar con su actitud, al que termina por minar es a su propio partido, que, de intentar ir solo en la contienda intermedia, al que terminará por extinguir será a Acción Nacional, pues la sociedad, demanda la construcción de una coalición opositora al actual régimen, que impida lo que a todas luces es un plan maquiavélico para terminar de destruir a las instituciones de este país.
¿Será acaso que eso quiere Joaquín para México y Veracruz? Saque usted su mejor conclusión.
Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@gmail.com
Twitter: @LuisBaqueiro_mx

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *