MEDITANDO | Qué hace el ciudadano para eliminar al Coronavirus-SARS-CoV-2

El Coronavirus-SARS-CoV-2 y la COVID, simbiosis causa-enfermedad, tópico en boga desde hace nueve meses, cientos de artículos, otro tanto de trabajos de investigación y decenas de controversias han nutrido todos los medios de comunicación, comentarios y corrillos. Esto ha sido bueno porque ventila la gravedad de la pandemia que vivimos, pero las controversias desorientan a parte importante de la ciudadanía, sobre todo a aquellos mal informados y o bien se informan en re envíos por medios electrónicos. Algunas personas solo con base en comentarios de quienes se dan tiempo para discrepar en publico, sobretodo sobre la existencia o no del virus y, otros con teorías sobre complot internacional para que grandes organizaciones de poder logren diezmar la población del mundo con fines de dominio e incrementar su caudal económico, teoría que pudiese ser cierta, pero aún se antoja argumento de ciencia ficción, mientras no se den evidencias concretas y objetivas.

Un aspecto fundamental acerca de la prevención del contagio han sido el descuido de profilaxis personal de la ciudadanía, ni se diga el cuestionamiento del uso de mascarillas, inclusive por algunas autoridades, el lavado de manos que no se cumple en frecuencia ni con la rutina publicada por la OMS.

Pero hay algunas medidas sugeridas oficialmente que cambian en rigurosidad, conforme se conoce mas la naturaleza del SARS-CoV-2. Dedicaremos los siguientes párrafos a analizar los requisitos indispensables de protección personal y comunitaria.

Las autoridades sanitarias han insistido en guardar espacio entre interlocutores, de 1.5 a 2.0 metros, que no se cumplen en general, basta ver “colas” en bancos, tiendas de autoservicio. Recientemente la muchedumbre que alborotaba las afueras del estadio de la UNAM, cientos de personas, jóvenes y maduras, gritando, arrempujados unos con otros, muchos sin mascarillas y otros en grupos abrazados en rueda “echando” porras, imágenes de antología.

El Instituto de matemáticas de la universidad de Castilla (IMUC) ha estudiado el alcance de distancia del virus contenido en las gotas ·de “Flugge”, como se llaman las pequeñas gotas expelidas al hablar, estornudar o toser.

Lo mismo ha analizado la Dra. L. Bourouib del Institute of techniology de Massachuttes (MIT), en su Laboratorio de dinámica de fluidos de enfermedades de transmisión, ellos han estudiado la explosión del estornudo humano, con películas de alta velocidad que captan 1000 fotogramas por segundo. El estornudo dura 150 milisegundos y enseguida se difunde libremente como una nube turbulenta que en pocos segundos recorre una habitación y cae a 6 u 8 metros de distancia, siendo las gotitas mas pequeñas (0.5 uM) las que alcanzan recorridos mayores. (NEJM, agosto 25, 2020). Entre mas distancia, mayor protección.

Otro recurso de prevención invaluable es el uso de las mascarillas, acerca de esto se explica su textura, efectividad, dónde usarlas, técnica de ponérselas, cuándo desecharlas, en un artículo de la OMS, titulado “Recomendaciones para uso de mascarillas en contexto de COVID19. Orientaciones”, página 6 de 18, es accesible en Google. Todos debemos leerlas con cuidado.

Observemos cuantas personas a nuestro alrededor no guardan una distancia siquiera aproximada a dos metros, sin usar correctamente la mascarilla. Muchas personas hacen multiuso de la mascarilla, y en casa la “avientan por ahí” para volver a usarla al dia siguiente, o varios días más. Para evitar la aspiración de spray humano contaminado, son necesarias conciencia y disciplina.

Mientras tenemos la vacuna, debemos reflexionar críticamente, acerca de lo que nosotros hacemos para exterminio del mal que nos aqueja, el Coronavirus-SARS-CoV-2, ente letal de difusión mortal.

hsilva_mendoza@hotmail.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: