Nueva Ley General de Población

+1

La diputada Rocío Barrera Badillo (Morena), presidenta de la Comisión de Gobernación y Población, impulsa una iniciativa para expedir una nueva Ley General de Población, y abrogar la de 1974.

Indicó que los temas que no están garantizados a plenitud en la actual Ley General de Población son: derechos de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes; envejecimiento y su protección social; acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva; igualdad de género; migración internacional y protección de los migrantes; desigualdad territorial, movilidad espacial y vulnerabilidad ambiental; derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, y combate a la discriminación racial.

En la Ley General de Población aparecen algunos artículos importantes como: Las disposiciones de esta Ley son de orden público y de observancia general en la República. Su objeto es regular los fenómenos que afectan a la población en cuanto a su volumen, estructura, dinámica y distribución en el territorio nacional, соn el fin de lograr que participe justa y equitativamente de los beneficios del desarrollo económico y social. Otro artículo menciona que: El Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Gobernación, dictará, promoverá y coordinará en su caso, las medidas adecuadas para resolver los problemas demográficos nacionales. Para los fines de esta Ley, la Secretaría de Gobernación dictará y ejecutará o en su caso promoverá ante las dependencias competentes o entidades correspondientes, las medidas necesarias para: Adecuar los programas de desarrollo económico y social a las necesidades que planteen el volumen, estructura, dinámica y distribución de la población, entre otras más (Diario oficial).

Aunque las leyes no transforman a la sociedad, ya que este papel corresponde a los movimientos sociales, es evidente que la legislación, al constituir el marco institucional que regula las relaciones entre los individuos, fomenta o limita el desarrollo social al generar espacios en los que los propios individuos pueden ejercer el máximo de sus capacidades para mejorar sus condiciones de vida.
Al hacer una reflexión sobre la necesidad de contar con una Ley General de Población que responda a las nuevas condiciones del país al iniciar el siglo XXI, es indispensable llamar la atención sobre un proceso iniciado y promovido fundamentalmente por el partido del poder, esto no es de extrañarse, lo que realmente me sorprende y decepciona es que el Partido Acción Nacional (PAN) se haya unido a esta “Ley”.

“Porque ni los diputados “católicos” panistas ni los dirigentes igualmente “católicos” de organizaciones pro Vida y Pro Familia de mera fachada levantaron la voz para advertir los grandes riesgos de la nueva “Ley General de Población” pro abortista y pro LGBTIQ para México. La consigna fue: no hacer ruido. “No moverle”. Que la nueva Ley pasara desapercibida. A cambio de ello premiar a los implicados con candidaturas a puestos de elección popular bajo el paraguas de “SÍ POR MÉXICO” (ACN)

Para mí está claro que los diputados del PAN y otros más desean reelegirse, porque no es posible comprenderlo de otra forma, ya que el objetivo es eliminar los derechos reproductivos consagrados en la Constitución, esto se ha dado a través de una estrategia donde se han venido modificando las Constituciones estatales y que se había logrado que en varias entidades de la República, entre ellas nuestro Estado, Veracruz, se reconozca al embrión humano como “nacido vivo para todos los efectos legales correspondientes”, con lo que se penaliza la interrupción de un embarazo no deseado.

Aunque muchas fueron las luchas que la ciudadanía enfrentó a este respecto, esta “Ley General de Población” se tendrá que ajustar a todo el país, diciendo con ello que la “batalla está ganada en favor al aborto”. Uno de los propósitos de esta acción es hacer desaparecer de las leyes nacionales el reconocimiento a los derechos reproductivos. Quienes creemos que no sólo deben quedar establecidos en las leyes, sino que se debe garantizar su ejercicio a través de programas públicos que permitan que, efectivamente, se pueda tener el número de hijos que se desean, tenemos la obligación de estar atentos a los procesos que van en su contra y detener esta ofensiva.

Por lo anterior me dirijo a ustedes en la libertad. Tengo mi confianza invencible en los ciudadanos razonables, bien nacidos y aliados a este pueblo esperanzador que merece la prosperidad, conservar sus valores y moralidad. Nuestra política es librar una guerra de conciencias, prepararnos y formar dicha conciencia que permita ser dueña de sí misma para tomar sus propias decisiones a la hora de elegir en las urnas en estas elecciones 2021, y ahora ¿por quién vamos a votar?, los partidos independientes serán una opción.

+1

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *