Meditando | Reflexión sin interés de polémica

0

Con firme conviccion de no contestar a quienes incomode mi opinion y que de antemano les ofrezco mi respeto sincero, me permito expresar mi pensamiento con profunda desazón.

El pasado 10 de febrero 2021, el Presidente de la República Mexicana al “inaugurar” el aeropuerto de Santa Lucía dijo que la construcción es “un fenómeno de ingeniería civil, una obra de las más importantes del mundo, solo en China puede haber una obra asi”, cuanta ingenuidad ¿ o cinismo y mitomanía?

Se necesita ser ignorante de lo que sucede en el mundo, de no tener idea de cómo son los verdaderos aeropuertos fenómenos, como el de Changi en Singapur, el de Donegal en Irlanda del norte, el Hamad de la ciudad de Doha en Katar y varios más.

Solo ignorándolo puede ser capaz de considerar obra de las más importantes del mundo a esa enorme placa de concreto, sin señalaciones, polvorienta, del que las turbinas de los aviones levantaron nubarrones de tierra, rodeado de un lodazal, con una torre de control remosada que data de 1952 y en el que el día de la inauguración del Santa Lucía, solo aterrizaron tres aviones comerciales sin pasajeros, que en nada se parecen a los trans continentales modernos que actualmente cursan el espacio aereo como los Airbus a380-800 de Singapur aerolines, con cupo de 800 pasajeros o los 787-9 Dreamliner de Aero México con capacidad de 274 viajantes.

¿Estará el aeropuerto de Santa Lucía en condiciones de recibir esas enormes naves algún día?, cuestionamiento que hoy no tienen respuesta, parece que el Presidente no se lo ha preguntado a sí mismo, por ello no se ha contestado.

Como mexicano y ciudadano orgulloso, me da profunda tristeza que el Presidente, que debería ser un estadista con proyeccion al mundo, intente engañar al pueblo mexicano con montajes como esa pretendida “inauguración,” y se exponga a las críticas internacionales como las que ya hemos visto de España y Francia, que dan coraje, tristeza y vergüenza.

El presidente necesita visitar otros países, interactuar con sus líderes, lo que al parecer no le interesa, debería contar con colaboradores eruditos en política internacional, consejeros con prudencia y sapiencia y nombrar secretarios de estado a expertos a quienes preste atención y respete, ubicándolos en áreas que dominen y no a neófitos a los que designa como tales solo porque le son leales, agacha testas y aplaudidores, pero nada de eso va con él y solo él toma decisiones, que ejecuta sobre quien sea.

Mis respetos a la investidura del señor Presidente y mi crítica ciudadana tajante a sus colaboradores que se cobijan bajo su sombra y no son capaces de sugerir lo conducente al mandatario. Con estas cosas y muchas más por el estilo, ¿hacia donde nos lleva la Morena?

hsilva_mendoza@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *