SABERES Y SABORES | Una nueva revolución

0

Los cambios tecnológicos avanzan en forma exuberante y la inteligencia artificial hace acto de presencia. Hoy en la actualidad, se goza de un estilo de vida que hace varias décadas solo en la imaginación lo veíamos, cada vez los avances tecnológicos van superando en habilidad y perfección el desarrollo del quehacer humano.

Lo que hemos investigado en cuanto a la “Revolución de la inteligencia artificial” dicho sea de paso es que la humanidad ha sido testigo de tres revoluciones industriales anteriores: primero vino la energía de vapor (agua), seguida de la electricidad y luego la informática.

Ahora, estamos en medio de una cuarta “Revolución”, impulsada por la inteligencia artificial y los macro datos. “Macrodatos es una alternativa en español a la voz inglesa big data, que se emplea en el sector de las tecnologías de la información y de la comunicación para aludir a un conjunto de datos que, por su volumen, variedad y por la velocidad a la que necesitan ser procesados supera las capacidades de los sistemas informáticos habituales”.

Algunos opinan que el futuro es muy excitante y que nos entregará muchas comodidades. Yo pienso que el futuro traerá oportunidades, pero se puede tornar no muy esperanzador, debido a la automatización y se puede caer en el riesgo de querer sustituir al hombre en su esencia.

Sin embargo, el trabajo de los seres humanos se ira sustituyendo, por ejemplo: está en riesgo de desaparecer los conductores de vehículos, así como lo oyes. Si tu trabajo consiste en desempeñarte como conductor de taxi, de autobuses, o camión de carga, tu puesto podría desaparecer, debido al desarrollo de vehículos, automatizados, esto se debe a que los transportes autónomos van a ser más eficientes que los conductores humanos, basta con programarlos y listo.

Las grandes empresas de autos están desarrollando ya en la actualidad carros eléctricos y de conducción autónomos, en un futuro cercano dicen: será como subirse a un elevador, qué interesante ¿verdad?, pero traerá consecuencias y un gran desempleo en diferentes sectores de la productividad.

La evolución tecnológica ha permitido que no acudas a los almacenes, tiendas, agencias de viajes, para adquirir los productos que necesitas, hoy todo o casi todo se puede comprar por internet.

Así es que en un futuro próximo cercano vamos a ver tiendas totalmente cerradas porque se pretende acabar con este sistema capitalista, modificar los modelos, redificar y volver a ser una economía mundial, destruir el libre mercado de los pequeños comercios, quienes van a ir desapareciendo, para perfilar al mundo hacia un orden global digitalizado, donde el poder estará en quien tenga mayores datos o información de cada habitante del mundo y así tener el control no tan solo de las cosas, la economía, sino de las voluntades de las personas.

Encontrar modos en que las tecnologías armonicen, en lugar de polarizar, y de que todos nos conectemos de manera más profunda y significativa con los demás y con el mundo natural reducirá la distancia y nos permitirá ver a nuestros congéneres, que tenemos el mismo origen, género o clase como lo que verdaderamente somos: no “otros”, sino todos iguales, las cosas, los animales, las personas. Podrás ser lo que quieras no importando tu esencia, una verdadera aberración.

Esta última revolución va a transformar nuestro mundo, al igual que las tres revoluciones industriales anteriores lo hicieron, sin embargo, hay que poner atención en los riesgos que de ella emanan: la tecnología contra la humanidad, el choque entre el hombre y la máquina, la disque posibilidad de una especie de superhombre que se convierte en “Dios”, porque es capaz de crear lo que necesita para satisfacer sus necesidades, esto es un gran riesgo porque la autosuficiencia crea un vacío en el interior del hombre y la falta de sentido de la vida, la verdadera esencia de lo que el hombre es, un hombre con inteligencia voluntad e interioridad.

En una perspectiva distinta de la inteligencia artificial, el hombre reúne dos microcosmos el espiritual y el material, estos dos componentes del hombre, el alma y el cuerpo, es lo que lo distingue de su ser, cuando éste endurece su corazón se tiraniza hasta el punto de hacer producir obras negativas, faltando con esto a su principio de unidad y de personalidad, no tiene necesidad de sentirse superhombre sino hombre como lo que es.

La existencia del hombre no es ya una derrota sino un progreso ante los adelantos científicos y tecnológicos, su inteligencia, entendimiento, voluntad y libertad con la que ha sido dotado refleja como en un espejo la gloria de su creador. Por ello somos transformados en esta imagen donde se manifiesta la parte espiritual. Es así como el hombre debe progresar sin dejar su esencia o imagen de su creador.

Es razonable en consecuencia que todos los adelantos científicos y tecnológicos no podrán sustituir al ser humano en su ser, porque esta verdad es el último fin del universo, por ello al hombre le corresponde el hábito de la inteligencia que ordena, juzga y busca la verdad porque es capaz de emitir un juicio razonado, mas no programado como el caso de la inteligencia artificial.

0

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Rafael Tlaxcalteco dice:

    Excelente artículo. Ejemplifica con claridad lo que sucederá en el terreno de innovación tecnológica en el futuro próximo.

    0

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: