Olga Sánchez Cordero carga contra candidatura de Salgado Macedonio para la gubernatura de Guerrero

0
  • La secretaria de Gobernación discrepa de López Obrador, quien insiste en que hay una campaña orquestada contra el político, acusado de dos violaciones

La presentación, esta mañana, del Programa Nacional para la Igualdad entre hombres y mujeres de México ha tenido un protagonista: Félix Salgado Macedonio, el candidato de Morena para la gubernatura del Estado de Guerrero, acusado de varios delitos sexuales, incluida la violación, que no han impedido, por ahora, que su carrera política siga adelante.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se ha posicionado en contra de dicha candidatura con un mensaje inequívoco: “El respeto irrestricto del derecho de las mujeres a vivir sin violencia es condición necesaria para un representante popular”.

Sin citarlo por su nombre, ha añadido: “Es responsabilidad de cada partido demostrar que sus candidatos están a la altura de las circunstancias y proceder de acuerdo con las leyes. Aplaudo la conciencia social que no tolera la violencia”.

La secretaria recibió los aplausos de un público muy escaso, como dictan las normas anticovid, que celebraba el nuevo plan de igualdad presentado por el Instituto Nacional de la Mujer.

El caso Salgado arrecia en México. Las redes sociales se han hecho eco de consignas que piden que se aparte de la candidatura y miles de mujeres corean el eslogan Rompa el pacto, en el que se pide al presidente, Andrés Manuel López Obrador, que condene e impida su candidatura.

Acosado por estos reclamos, el mandatario ha querido cerrar el asunto hoy en su conferencia matutina con un popular “ya chole” con las campañas contra Salgado, es decir, ya basta. De nuevo ha recurrido a la respuesta de los últimos días: considera que es una campaña orquestada para desgastar al candidato y al partido que lo sustenta, Morena.

Salgado Macedonio está acusado de dos violaciones, una en 1998 contra una menor de edad y otra en 2016 contra una trabajadora del periódico La Jornada de Guerrero, cuando él era director del diario. Otras víctimas han indicado que abusó de ellas y también está señalado por chantajes con videos sexuales.

A pesar de ello, Morena ha confirmado su candidatura, que se ha convertido estos últimos días en una gran bola de nieve que no deja de engordar. Las diputadas de Morena han criticado su inclusión en las listas electorales, miles de feministas también y, hoy mismo, la secretaria de Gobernación: un candidato con estas acusaciones, ha insistido, “no puede ser predilecto para un partido político” y ha instado “a quienes competa, a probar que la transformación hacia un México más solidario” y sin violencias es una realidad.

Así las cosas, parece que el presidente López Obrador es la única voz relevante que da por buena la candidatura de Salgado. A su parecer, el pueblo de Guerrero ya se ha pronunciado sobre eso y no hay más que decir. El asunto, sin embargo, no se compadece con la defensa de la libertad de las mujeres y la condena de la violencia hacia ellas de la que hace gala Morena y el Gobierno de López Obrador reiteradamente.

El Programa Nacional por la Igualdad, Proigualdad, consta de varios objetivos, estrategias y acciones que comprometen la labor de todas las secretarías para que actúen con perspectiva de género en sus políticas. Su presentación hoy en Los Pinos, antiguo domicilio de los presidentes mexicanos, se ha convertido en una ocasión propicia para insistir en la inconveniencia del candidato guerrerense, un tema espinoso que las feministas allí congregadas no podían pasar por alto.

Poco antes de la intervención de Sánchez Cordero, tuvo su oportunidad en el estrado Ana Cristina Gaspar Santana, del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, quien ya avanzó su rechazo hacia Salgado Macedonio y concluyó su discurso con el eslogan que incomoda ya al presidente: “Rompa el pacto”.

Se trata de un reclamo con el que las feministas exigen a los hombres que no se protejan entre ellos, que denuncien a quienes de su sexo no respetan a las mujeres ni propician la igualdad. En el auditorio se escuchó entonces una voz que repitió: “¡Ni un violador para gobernador, ni un violador para gobernador!”.

En clave electoral, la secretaria de Gobernación también se refirió a la directiva del INE del pasado noviembre que buscaba la paridad en las candidaturas para los gobiernos estatales con una norma que obliga a los partidos a encabezar con mujeres siete de las 15 gubernaturas en juego en las próximas elecciones estatales.

El PAN y senadores de Morena impugnaron ante el Tribunal Electoral estos lineamientos recurriendo a varios motivos que no engañan a Sánchez Cordero: “La resistencia era y sigue siendo enorme. Si no tenemos paridad seguirá habiendo una gobernadora y una jefa de gobierno” en 32 Estados.

La secretaria agradeció a la presidenta de Inmujeres, Nadine Gasman, los más de 20.000 kilómetros recorridos para hablar con mujeres de todas las clases, ámbitos y condiciones, a partir de cuyas propuestas se ha diseñado el Proigualdad. Ahora le toca a las distintas instituciones de Gobierno poner en marcha lo que en él se dicta.

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *