La luz y los apagones

0

México enfrenta cortes de luz en diferentes estados del país. CFE informó que realiza interrupciones al suministro eléctrico en dichos estados para evitar un colapso que lleve a un apagón masivo.

La Comisión Federal de Electricidad informó que cerca de las 19:00 horas, 3.2 millones de personas de 26 estados se encontraban sin suministro eléctrico a causa del apagón que ha afectado al país desde el lunes. La CFE dijo, a través de Twitter, que dichas cifras de afectados representan 8% de los usuarios.

Antes señaló en un comunicado que las interrupciones al suministro eléctrico programadas por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) en los estados de México, Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas se realizan para mantener la estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional.

Todos los malos gobiernos crean un mundo sin luz y sin esperanza, así ha sido a lo largo de la historia, ahora el actual gobierno. La oscuridad nos invade y nos impide encontrar la salida de la desgracia.

En Papantla de Olarte, Veracruz, crecí, la luz se iba de manera constante. Las calles se volvían un caos indescriptible cuando se llenaban de penumbras y jugábamos a “las escondidas” “muertos de miedo”, sin saber que algunos cuantos en el Gobierno y las instituciones formales escondían su desecho como decía mi abuela, “hijo, no seas como los gatos que esconden su cochinada”, pero a mí me gustaban esos apagones porque los adultos ponían velas en la mesa y se ponían a narrar historias familiares, historias de espantos o de crímenes que parecían venir de un mundo sin luz. Había que desconectar la tele, el radio, el refrigerador, para que al volver la corriente no fuera a hacerlos estallar, eso era lo que nos decían.

Nuestro país enfrenta una crisis eléctrica derivada de un desabasto de gas estadounidense para generar luz, ante la tormenta invernal que azota al sur de Estados Unidos, una de las zonas productoras de hidrocarburos más importantes del mundo.

Las bajas temperaturas han aumentado la demanda eléctrica en la principal economía del planeta, al tiempo que han paralizado una tercera parte de su industria petrolera, por lo que se han disparado los precios del gas en más de 5,000%.

Cuidado, porque esta situación de subir el costo del gas puede llegar a afectar la economía de los hogares de nuestro México donde el consumo de gas es imprescindible o será acaso que volvamos a cocinar nuestros alimentos con leña o con estufas de petróleo o tal vez con fogón, donde en los lugares más apartados de la sierra todavía se sigue usando esta modalidad para cocinar, pero qué rico sazón tienen esas tortillas hechas a mano, que después de labrar la tierra los compatriotas campesinos llegan a sus casas por las tardes casi anocheciendo, para degustar esos ricos frijoles con tortilla y una salsa de molcajete, mientras algunos diputados en sus curules duermen la “mona”, “soñando cómo resolver los problemas del país”, qué barbaridad ¿verdad?

En pleno siglo XXI nos falta la “Luz”, cuando se aparta uno de la luz que sale de lo alto como la primicia de la aurora todo empieza a obscurecerse. ¿Es la fe una luz “ilusoria”, un sentimiento meramente subjetivo y oscuro, que no tiene valor de conocimiento ni proporciona certezas? ¿Es la fe algo que arrebata la novedad y la aventura a la vida? ¿Es un espejismo que nos impide avanzar con libertad hacia el futuro? He aquí algunas de las preguntas a las que responde, la “Lumen fidei” (29-VI-2013).

Dice: “La fe ilumina Toda la realidad humana, dándole pleno sentido, y que atraviesa incluso las sombras de la muerte, hablar precisamente de esta luz de la fe para que crezca e ilumine el presente, y llegue a convertirse en estrella que muestre el horizonte de nuestro camino en un tiempo en el que el hombre tiene especialmente necesidad de luz”.

Creo que también la esperanza y el amor constituyen el dinamismo de la existencia del ser humano hacia un futuro pleno y esperanzador. Por ello, hay que desarrollar la luz de la inteligencia para explicar también el porqué de las cosas, responder a las interrogantes que se nos presenta, así como explicar también en qué consiste la vida, que pudiera caracterizarse en estar iluminados por el creador.

Finalmente, la fe no se aparta del mundo ni es ajena a los afanes concretos de los hombres de nuestro tiempo porque posee capacidad para transformar la vida social, las relaciones humanas, la búsqueda del bien común, la familia y la relación con la naturaleza, y ayuda a superar y dar sentido al sufrimiento propio y ajeno.

La fe es luz que propone, con su testimonio y diálogo, para edificar un mundo mejor, en apertura a la libertad y a la justicia, al derecho y la paz. ¡No por los apagones!

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: