Meditando | Vacunas Covid 19, vituperadas sin conocerlas

0

Pocos días después de aparecer el coronavirus en la faz del mundo, se iniciaron los estudios para obtener una vacuna específica, pero también aparecieron comentarios acerca de supuestos fatales efectos colaterales de las vacunas, aun sin aparecer.

Existen rumores infundados, como supuestos complots porque “implantarían microchips” rastreables con objetivo de modificar el comportamiento biológico del código genético humano, descabellada teoría transmitida que aún pulula en medios sociales.

Los rumores provienen de personas presuntuosas de ser conocedores de los efectos secundarios graves atribuidos a las vacunas, debemos analizar quienes son. Se trata de gente emisora de pronósticos en los medios virtuales, más no coinciden con las diversas publicaciones en revistas verdaderamente científicas como Lancet, Science, New england Journal of medicine, Inmunology, citando solo cuatro que no han mencionado siquiera, alguna de los efectos indeseables atribuidos a las vacunas.

Se ha dicho que la vacuna podría distorsionar nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN), porque contienen material genético y algunas de las vacunas, como la Pfizer/BioNTech y Moderna, utilizan fragmentos del acido ribonucleico mensajero (ARNm).

Esto ha sido descartado por científicos de reconocida solvencia académica, mediante estudios rigurosos de seguridad en grupos de hasta 60 mil individuos y han concluido que la administración de ARN, en nada modifica el ADN en las células humanas y su vigilancia de seguridad ha seguido después de haber sido aprobada. (Profesor Jeffrey Almond Universidad de Oxford. Reino Unido)-

Vacunas de ARNm empiezan a usarse, pero se estudian desde hace mucho tiempo por la ciencia y han venido mejorando en todos aspectos (Wolf JR. Science (1990) 274:1465-68).

El ARNm es 95% mas eficiente y rápido que otras vacunas porque a diferencia del ADN que debe llegar al núcleo de las células para transformarse en ARNm, en cambio este ya llega a las células en esta condición biogenética (ARNm), actuando con mayor rapidez. (José A. Navarro, Asociación española de vacunología, Sept. 09, 2020. Madrid).

“Al inyectar la vacuna los macrófagos (leucocitos que engullen todo micro corpusculo invasor como bacterias y virus y los destruyen), captan el ARNm cerca del lugar de la inyección y les indica a las células que produzcan la proteína de pico (spikes), luego esta proteina aparece en la superficie de los macrófagos, induciendo respuesta inmune que imita la forma en que luchamos contra las infecciones y nos protege de la infección natural de SARS-CoV-2.” (Paul Sax. Universidad de Harvard, 25 febrero, 2021) (Imagen 1. Katheryna Kon/Shutterstock, macrófago engullendo un bacilo).

Cumplida su misión, el ARNm es degradado por diversas enzimas, la principal es la Dcp2, objetivo de profundos estudios actuales.

Ningún análisis científico ha detectado que la vacuna ARNm anti Covid 19, deteriore el ADN, ni coloque chips intra celulares o contenga material orgánico extraño o extractos de tejido pulmonar de fetos humanos, esto ha sido una confusión informativa (Michel Hampton, Universidad de Southampton).

En estudios de las reacciones humanas a la vacuna se hicieron experimentos con células embrionarias cultivadas en laboratorio, para evitar experimentos directos en humanos, pero nunca se usaron fetos de mujeres para la investigación, el laboratorio ha comunicado su trabajo con células cultivadas en laboratorio provenientes de tejido embrionario. (Dr. David Mathew. Universidad de Bristol).

Las vacunas actuales anti Covid-19 son producto de investigación exhaustiva, vertiginosa y de alta eficacia, pero se enfrentan a opiniones mal informadas con intención alarmista y mediática.

Debemos tener presente que están apareciendo variantes de coronavirus que pueden eludir la respuesta inmunitaria a la vacuna (Ewen Kallaway y Heidi Ledford . Nature, enero 29, 2021) Los investigadores intentan re diseñar la estructura de la vacuna, si eso sucede quizá debamos re vacunarnos. El coronavirus que enfrentamos es único, hasta hoy, en la historia humana.

Quienes desconfíen no se vacunen, pueden beneficiarse por la “inmunidad de rebaño”, quienes creemos en la eficacia y bondad de las vacunas, adelante. (Imágen 2. Freepik.es/fotos).

hsilva_mendoza@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *