SABERES Y SABORES | Las instituciones más sublimes

0

“Tanto la nueva Ley General de Población que abre la puerta al aborto y a la agenda LGBT, hoy en manos del senado de la república, así como la nueva Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a lo que se le llama “violencia simbólica” que esta no es otra cosa que una corriente del pensador Antonio Gramsci. Quien escribió sobre teoría política, sociología, antropología y lingüística”: ACN.

Este hombre fue uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano, encarcelado bajo el régimen fascista de Benito Mussolini y que hoy el partido en el poder toma el término ”violencia simbólica” que se caracteriza en ir rompiendo la hegemonía cultural que mañosamente esconde la intencionalidad MARXISTA.
“Es decir, lo que buscan esta nueva ley es “eliminar” las “barreras socioculturales”, el “capital cultural y simbólico” constituidos por los principios, por los valores cívicos, morales y religiosos de los pueblos”: ACN.

El pretexto es la “violencia contra la mujer”. La coalición “VA POR MEXICO” también va con todo para acabar con los valores, la cultura, las instituciones uniéndose al gobierno para imponer un modelo con pensamiento marxista.

Su principal objetivo es crear una plataforma teórica e ideológica para una “revolución cultural”. Es la cultura lo que forma los fundamentos que modelan la mentalidad y la visión política de las personas. Dicen: Alterándose la cultura, se altera la mentalidad y la visión política de las personas. Y, para alterar la cultura, es imprescindible controlar el lenguaje y las ideas. Y, para llevar a cabo esa “revolución cultural”, es importante infiltrarse en los canales institucionales, particularmente en la educación, ahora con esta nueva Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, está claro que quieren imponer un neomarxismo cultural de izquierda y derecha “progresista” que convergen y que en esencia es anticristiano. Es un golpe bajo en contra de las instituciones más sublimes: La Familia, La escuela, La Iglesia y Los medios de comunicación.

Todos los valores, las creencias de la humanidad comienzan con la familia, porque la familia es la primera y primordial entidad moral que encontramos en la cual se nos da la oportunidad de formar con valores, ética y sentido a la vida. Esa entidad crea a los hijos en el amor, la cual genera adultos íntegros, futuros ciudadanos de bien, pero ¿qué piensan ellos? La ideología dice: “al desacreditarse y destruirse el concepto de familia, se hace posible alcanzar el objetivo de estandarizar y homogeneizar los individuos, condicionándolos a someterse al status quo, siempre diciendo ‘sí’ y jamás cuestionando. Esta es la lógica de la Teoría Crítica de la Sociedad y el elemento central de lo políticamente correcto”.

¿Qué decir de la educación? Si toda la propaganda gubernamental inculcada en las aulas consigue echar raíces dentro de los niños a medida que crecen y se hacen adultos, estos niños no serán ninguna amenaza al aparato estatal. “Ellos mismos se ajustarán los grilletes a sus propios tobillos”.

Y por último se han propuesto reprogramar a la sociedad por medio de una ingeniería social revolucionaria, de modo que todos pasarán a comportarse de la manera esperada, para tener todo el poder y control un “totalitarismo pleno”.

Permítanme decir una última idea, en realidad, los desequilibrios que fatigan al hombre moderno están conectados en el egocentrismo que lo mueve a controlar a sus mismos compatriotas, sin darse cuenta que ese desequilibrio hunde sus raíces en su propio corazón humano.

Existen muchos elementos y confrontaciones en el interior porque sin que lo digan las autoridades, ellos se sienten atrapados por sus decisiones, que en este caso no solo afecta a unas personas sino la vida de toda una nación, más aún oprimidos por sus propias miserias, ante la actual realidad se pudieran cuestionar penetrando en su interior: ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte de los no nacidos que, a pesar de tantos progresos, subsiste esa idea? ¿Qué valor tienen las victorias logradas en el congreso a tan alto precio, engañando al pueblo y a sí mismos?

Yo soy quien ha de gritar, por este acto de flaqueza y falto de conciencia que, pasando por encima de la naturaleza, no hay más flaqueza que el propio mal disfrazado de bienestar. Cesad de obrar mal, en contra de las más sublimes instituciones: la familia, la escuela y la iglesia, así como pretender arroyar la cultura de nuestro México. Aprendan, señores diputados y autoridades a ser el bien… Y como una respuesta a esta realidad podremos darnos por vencidos y resignarnos a una vida llena de miedo, tristeza y resentimiento. ¿Cómo podemos satisfacernos con la resignación, el pesimismo y el derrotismo? ¡NO! ¡Hay que ir cambiando la vida y el mundo! ¡Cuidemos a nuestras instituciones más sublimes!

ruan-62@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: