Taylor Swift y Beyoncé hacen historia en los Grammy

0

‘Folklore’, editado en la pandemia, hace a la de Pensilvania la primera mujer con tres discos del año

La autora de ‘Black Parade’ se convierte, con su 28˚ gramófono, en la intérprete más galardonada

Megan Thee Stallion, con tres premios incluido el de mejor nueva artista, no pudo con Billie Eilish en mejor grabación

Los Grammy se han puesto, un año más, salomónicos y, sin arriesgar demasiado, han decidido quitarse a golpe de hacer historia algunas de las sombras que sobrevuelan sobre ellos.
‘Folklore’, de Taylor Swift, ha sido escogido disco del año, un premio que convierte a la de Pensilvania en la primera mujer que conquista tres veces ese galardón, tras los que obtuvo por Fearless y 1989. Es algo que solo han conseguido antes Frank Sinatra, Ste-vie Wonder y Paul Simon.
Thank you for watching
Beyoncé seguirá esperando para alcanzar esa corona, o repetir la de mejor canción (que logró en 2010), pero con cuatro estatuillas de las nueve a las que optaba en esta 63ª edición (incluyendo vídeo por ‘Brown Skin Girl’ , actuación de R&B por ‘Black Pa-rade’ y dos por su colaboración con Megan Thee Stallion en ‘Savage’) tiene ya 28 gramófonos en su haber. Beyoncé ha superado el récord femenino (que tenía Alison Krauss), tiene ya más que ningún otro intérprete (aunque Quincy Jones tiene también 28) y está a solo tres del récord absoluto (31) de George Solti.

Femenino plural
La Academia de Grabación de Estados Unidos ha marcado otros hitos en esta ocasión y es que nunca antes hasta este domingo cuatro mujeres habían ganado en un mismo año las cuatro principales categorías.
Extendiendo el amor mostrado el año pasado hacia Billie Eilish le han dado, no sin causar sorpresa hasta para la propia Eilish, el premio a mejor grabación por ‘Everything I wanted’ (además del de mejor canción para medios visuales por ‘No time to die’). En otra de las sorpresas mayúsculas de la noche, con aroma ineludible de una votación más política que musical, han premiado como mejor canción ‘I can’t breathe’, de H.E.R. Y a Megan Thee Stallion (a la que Eilish se ha rendido en admiración en su dis-curso y a la que ha asegurado que debería haber ido su premio) la han reconocido co-mo mejor nueva artista. Con el premio de Swift se completa el cuarteto hasta ahora inédito.
Aunque Megan Thee Stallion no haya culminado su gesta salvaje y se haya quedado con tres premios de cuatro nominaciones también ha dejado huella en los anales. Se ha convertido en la primera mujer que gana el Grammy por la mejor canción de rap. Fuera del palmarés, su actuación con Cardi B en la gala ha sido uno de los puntos álgidos de una ceremonia que, musicalmente, ha tenido poca tacha y mucho que dis-frutar.
Tres horas y media de música
No era fácil el reto que tenían estos Grammy, los premios de la pandemia, los galar-dones en un año en que la experiencia de la música, como tantas otras cosas, se ha visto confinada. Y durante más de tres horas y media, con solo nueve de los 84 premi-os entregados en la retransmisión televisiva, casi todo el tiempo se ha dedicado a re-cordar el poder de las actuaciones en vivo.
Aunque los galardones se daban y recibían en el exterior los productores han creado en el interior del Centro de convenciones de Los Ángeles un inteligente diseño con varios escenarios contiguos por los que fluían, unidas pero a distancia, las actuaciones. Y ahí han brillado Haim y Dua Lipa, que dos años después de ser reconocida como mejor nueva artista se ha llevado el premio a mejor disco de pop por ‘Future Nostalgia’.
También ha sido escenario de lucimiento para Bad Bunny (con Jhay Cortez), que ha ganado el primero de sus “grammys gringos’, como él los llama, por disco de pop o ur-bano latino), para las mencionadas Cardi B y Megan Thee Stallion o para que Bruno Mars y Anderson .Paal debutaran su nueva formación Silk Sonic.
Los Grammys han acertado también dejando que varios de los premios se presentaran desde locales vitales de la música en Nashville, Nueva York o Los Ángeles recordando las dificultades que la pandemia ha creado para ellos. Y han realizado un bello re-cordatorio de algunas de las mayores figuras de la música fallecidas este año (la lista entera, de cerca de un millar, está disponible en la web). Ahí han sonado Bill Withers y Eddie Van Halen, Chick Corea (que recibía a título póstumo dos gramófonos), Char-ley Pride y Ennio Morricone, pero también se han sumado interpretaciones en vivo para recordar a Little Richard (con Bruno Mars y Anderson .Paak), Kenny Rogers (Lionel Richie), o una fabulosa interpretación de Brandi Carlile en homenaje a John Prine (premiado con dos galardones póstumos), antes de que cerrara el segmento la vibrante Brittany Howard (flamante ganadora de mejor canción de rock por ‘Stay high’) con Chris Martin al piano.


Raza
Los Grammy también se han esforzado por alejar fantasmas raciales, y no solo gracias al hito de Beyoncé (que ha hecho una dedicatoria a todos los “reyes y reinas negros”) o al inesperado premio de H.E.R. Por primera vez en una de sus galas ha actuado una artista negra de country, Mickey Guyton, que también había logrado la primera nominación para una artista negra en una actuación del género donde la reina esta no-che ha sido Miranda Lambert con su disco ‘Wild Card’ .
Ha sido, no obstante, la interpretación de Lil baby la que ha mandado el mensaje políti-co más contundente. En su versión de ‘The Bigger Picture’ el rapero ha hecho un ale-gato contra la brutalidad policial y ha dejado espacio a la activista Tamika Mallory que ha clamado contra la “emergencia” que representa el racismo y ha hablado de “400 años de pesadilla”. “Es tiempo de demandar la libertad que esta tierra promete”, ha di-cho antes de hacer una reclamación directa al “presidente Joe Biden: de-mandamos justicia, igualdad, política y todo lo que la libertad abarca”, ha dicho. “para lograr esto no necesitamos aliados, necesitamos cómplices”.

OTROS PREMIOS

Más allá de la gala los Grammy repartieron sus bondades. The Strokes lograron su primera victoria en su primera nominación al ver ‘The New Abnormal’ premiado co-mo mejor disco de rock, mientras Fionna Apple ganaba el de música alternativa por ‘Fetch the Bolt Cutters’, Rufus Wainwright el de pop tradicional por ‘Unfollow the rules’, Kaytranada el de Dance/electrónica por ‘Bubba’ y Nas el de rap por ‘King’s dis-ease’
Kanye West se llevaba el de mejor disco de música cristiana contemporánea por ‘Jesus is King’ y Fito Paez el de rock latino con ‘La conquista del espacio’

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *