La pornografía es una epidemia peor que el COVID

0

AGENCIA CATÓLICA DE NOTICIAS

Marzo 20 de 2021.- Si alguna vez ha visitado la antigua ciudad romana de Pompeya, sin duda ha tomado nota de las imágenes pornográficas que aún se pueden ver en los edificios excavados en la ceniza volcánica arrojada por la erupción del monte Vesubio. Esas imágenes eróticas son tan emblemáticas de este importante sitio arqueológico (y popular destino turístico) que se reproducen en artículos que puedes comprar en los puestos de souvenirs que se encuentran al frente.
La pornografía existe desde hace mucho tiempo. Pero nunca ha sido tan técnicamente sofisticado o de fácil acceso como lo es hoy. Está disponible en nuestras computadoras, nuestras tabletas, nuestros teléfonos inteligentes. Ciertos canales de televisión y sitios web lo ofrecen a pedido las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Además, el espíritu pornográfico, si no el contenido más extremo, da forma a gran parte del entretenimiento convencional destinado a audiencias masivas. La pornografía es un gran negocio.
Los investigadores han determinado que el consumo de imágenes pornográficas tiene efectos neurológicos similares a los causados por las drogas. La función mental en realidad cambia. Cuando alguien ve imágenes eróticas (fijas o en movimiento), con el tiempo la experiencia no solo se vuelve físicamente adictiva, sino que el cerebro comienza a desarrollar tolerancia.


En consecuencia, se necesitan representaciones cada vez más vívidas para proporcionar la “solución” sexual que busca el espectador. Y no solo lo explícito. A medida que aumenta el deseo de una mayor intensidad, los espectadores a menudo buscan otros elementos atractivos, como la violencia sexual (por ejemplo, asfixia) durante las representaciones de comportamiento erótico.
El aspecto de la dependencia de la pornografía tiene consecuencias. Ciertamente los matrimonios sufren. La pornografía es un factor en hasta el 50 por ciento de los divorcios. Pero dado que la obsesión por la pornografía tiende a aislar socialmente, también puede socavar otras asociaciones, como las amistades y los lazos familiares.
También tiene consecuencias económicas. Al igual que con los juegos de azar o la compra de drogas, pagar por pornografía quema dinero. Además, se han perdido puestos de trabajo por ver en el trabajo.
Uno de los aspectos más inquietantes de nuestra cultura empapada de pornografía es su impacto en los niños. En este momento, el mayor aumento en la exposición a la pornografía está ocurriendo en jóvenes de entre 12 y 17 años. Ese es un período crítico en el que las personas están lidiando con cuestiones de identidad sexual y los valores morales están adquiriendo claridad y expresión plena.
La influencia de la pornografía en el cerebro en proceso de maduración puede moldear la vida entera de una persona. Como mínimo, tiende a fomentar las relaciones sexuales fuera del matrimonio (con las consiguientes tasas más altas de abortos). Pero además de eso, puede distorsionar la comprensión de la intimidad sexual, promover falsas expectativas sobre la imagen corporal e inculcar actitudes que hacen que las interacciones saludables con el sexo opuesto sean difíciles, si no imposibles.
Sin embargo, estos días, los niños difícilmente pueden evitar estar expuestos a la pornografía. No es como hace años, cuando esas revistas “especiales” se vendían subrepticiamente “detrás del mostrador”. Los jóvenes reciben una lluvia de imágenes eróticas, lenguaje vulgar e infinitas sugerencias para dar rienda suelta a su curiosidad y anhelos secretos, sin mencionar que se les insta a encontrar su verdadero lugar a lo largo del interminable arco iris de la variedad de género.


Depende de los padres proteger a sus hijos tanto como sea posible. Los niños necesitan el refugio seguro del hogar. Sin embargo, nuestras casas están siendo invadidas. Expresiones excitantes de sexualidad deformada se cuelan a través de esos mismos dispositivos de comunicación que se han vuelto esenciales para la vida moderna. Es imposible ocultarle todo a los niños. Pero los padres deben intentarlo.
Sin embargo, sus propias almas deben estar en orden y, como sacerdote, puedo decirles que no siempre es así. Sé por una larga experiencia escuchando confesiones que la pornografía, desde la indulgencia ocasional y ocasional hasta la adicción en toda regla, es un problema muy común. Me siento tentado a llamarlo epidemia, y es mucho más grave y generalizado que el COVID.
La pornografía es explotadora. Explota a las personas involucradas en su producción, especialmente a las mujeres (algunas de las cuales en realidad son objeto de trata para su uso en películas pornográficas). Pero sobre todo explota nuestra tendencia humana hacia la lujuria, lo que Jesús llamó “adulterio en el corazón”.

Por el P. Michael P. Orsi.
LifeSiteNews.

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: