Circo pide lo dejen montar espectáculos, está varado en el puerto de Veracruz

0

Veracruz, Ver.- Don Fernando Aurelio tuvo que cambiar las artes circenses por el oficio de la herrería. Él forma parte de la cuarta generación del «Circo Kristihany Espectacular», cuyos inicios se remontan a la década de los años 30.

La pandemia obligó a este hombre de 66 años de edad a bajar el telón, apagó los reflectores, desmontó las butacas y levantó la vieja carpa para utilizarla como taller improvisado.

Fue en octubre de 2019 cuando el circo llegó a la congregación de Matacocuite de Veracruz con el objetivo de regalar risas y carcajadas a los habitantes de las zonas más alejadas de la ciudad, sin embargo, meses después, llegó la pandemia y con ella se detuvo todo, incluso la economía.

Así ha pasado más de un año desde entonces. De los más de 30 trabajadores, solo quedan 11. El resto tuvo que buscar otra fuente de ingresos.

Don Fernando Aurelio decidió quedarse porque para él el circo lo es todo el su vida.

Para generar ingresos, la familia que forma parte del «Circo Kristihany Espectacular» ha hecho de todo; ya vendieron paletas de hielo, manzanas con chamoy, jugos y dos vehículos.

Más allá de los apoyos económicos, lo que estas personas buscan es que las autoridades municipales les permitan trabajar, montar el espectáculo en Matacocuite, con aforo reducido y estrictas medidas sanitarias. 

Proponen la realización de un “autocirco” y que las actividades se reanuden en el mes de abril. Para conocer más sobre ellos, puede visitar la página de Facebook «Circo Kristihany Espectacular».

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: