Meditando | Diabetes, endemia mortal

0

Estamos hartos de la COVID 19, el apreciable lector y quienes escribimos en La Aldea de la información, https://laaldeadelainformacion.com.mx/, por ello hoy abordaremos un tópico diferente que tambien afecta a la poblacion mundial.
La diabetes, enfermedad del endotelio, esa delicada membrana que tapiza el interior de los vasos sanguíneos, arterias y venas, un binomio de vasos distribuido en el cuerpo humano. Este cubrimiento interno de los vasos sanguíneos en el adulto de 70 Kg. pesa 3.5 Kg, el cinco por ciento del peso corporal, la forman células planas consideradas antes solo una especie de “alfombra”, sobre la que circulaban el plasma, glóbulos rojos, blancos y plaquetas, más no es así.
El endotelio es un órgano productor de sustancias fundamentales para el control de la tensión arterial y diversas reacciones químicas complejas para el buen funcionamiento orgánico. La inflamación del endotelio agrava un sinnúmero de enfermedades, Diabetes, Hipertensión arterial, cardiopatías, trombosis, hemorragias, es una enfermedad de todo el organismo, por ello la diabetes es un compromiso patológico sistémico, no hay un minúsculo fragmento del cuerpo humano que no esté afectado.
La prevalencia e incidencia de la diabtetes descendería si se tomase en cuenta el consejo genético, seguir régimen alimentario equilibrado, disciplina en ingesta de medicamentos, ejercicio y la convicción de que esta enfermedad requiere una disciplina cotidiana. Generalmente esto no es posible porque los enfermos a quienes “nada les duele” no se inmutan, pero la enfermedad descompensada, en todo momento está dañando al organismo. La diabetes da chance y el paciente la ignora, pero llega un momento en que se inicia el deterioro orgánico, progresivo e implacable y no habrá cura.
Los diabéticos asintomáticos con glucosa sanguínea “un poco alta”, como dicen, no comprenden lo que les espera cuando inicien las manifestaciones clínicas del daño orgánico generalizado. Esto deben conocerlo los diabéticos desde el momento de enterarse de su enfermedad.
El mundo cuenta actualmente con 600 millones de diabéticos, se espera que en 2045 haya 630 millones. Actualmente en México, con 126.5 millones de habitantes la prevalencia es del 10.7% en personas entre 20 y 65 años, se estima que existen 2 millones a quienes no se les ha diagnosticado mientras que la prevalencia obesidad y sobrepeso predisponente para diabetes, es del 24.4%. (30 millones 870 mil). Por esto México ocupa el noveno sitio mundial en diabetes. (Federacion Mexicana de Diabetes).
El Instituto Nacional de Salud Pública de México estima que el gasto público anual para los Servicios de Salud por diabetes es de 19 mil millones y considerando que el diabetico es cardiópata, el gasto puede duplicarse.
Las leyes de la herencia son importantes en la transmisión de la diabetes, pero también es propiciada por el irresponsable descuido de la salud, sedentarismo, vicios en hábitos alimentarios y obesidad, con inflamación endotelial generalizada, acompañante de la diabetes.
Todas estas características hacen a los diabéticos, víctimas de este fantasma intangible y contundente que cae sobre la salud, sin embargo, la mayoría cree que la Diabetes “les hace los mandados”.
El Diabético debe prevenir las manifestaciones tardías de la enfermedad tratando de vivir con ella en armonía y equilibrio, esto se logra con disciplina en la alimentación, práctica regular de ejercicio, cumplimiento de la toma de medicamentos y tener en mente que a sus espaldas camina un ente etéreo, silencioso, complaciente, que afloja cuerda, esperando el momento, en un futuro no muy lejano de jalarla y ajustar cuentas, cobrar los réditos de inversión displicente del enfermo acumulada a través de los años.
Réditos pagados por el diabético serán dolor e incapacidad por lesión de nervios sensitivo-motores periféricos y viscerales, daño por hipertensión arterial, ceguera por lesiones de retina, insuficiencia renal progresiva irreversible, tristeza familiar, gastos progresivos y al final la muerte que, toma su tiempo, pero llega.

hsilva_mendoza@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *