Destacado Obispo mexicano pro Vida, “renunció” después de manifestar más confianza en Dios que en el ‘cubreboca’.

0
  • “Como ven mi rostro, casi siempre ando así. No es presunción, es gracias a Dios que ando así porque confío mucho en Dios”, dijo monseñor Antonio González Sánchez durante su homilía de este domingo 14 de febrero.

ROMA, Italia.- Corrió como reguero de pólvora esta mañana de martes, 30 de marzo de 2021, la versión de la “renuncia” de monseñor Antonio González Sánchez como obispo de la Diócesis de Ciudad Victoria, ubicada en el estado mexicano de Tamaulipas, México.
Monseñor González Sánchez, un destacado defensor de la Vida y la Familia, fue nombrado por Su Santidad Juan Pablo ll como obispo de tal diócesis, desde noviembre de 1995.
González Sánchez es oriundo de Amatlán de Jora, La Yesca, Nayarit, donde nació el 15 de septiembre de 1947), por lo que aún no cumple 75 años de edad, en que deben presentar su renuncia al Papa en turno todos los obispos.
La renuncia de monseñor González Sánchez produjo inmediatas especulaciones en los círculos vaticanos, pues tampoco se conocía que padeciera alguna enfermedad.
El hecho que llamó la atención aquí en Roma fue que el destacado obispo provida González Sánchez pareció chocar con el círculo de mayor influencia en estos momentos en el Vaticano, ya que abiertamente declaró apenas el 14 de febrero pasado que confiaba más en Dios que en el “cubreboca”: confesión que no tendría nada de extraordinario con la doctrina de la Iglesia, pero que sin embargo pareció no ser del agrado de funcionarios vaticanos que se han plegado al cierre de templos, a la proscripción de los sacramentos, a la aplicación masiva de las vacunas y al uso corriente de la mascarilla o “cubreboca”, como es usualmente llamada en países como México.
Por tanto, no faltaron hoy en apuntar que la “renuncia” del muy apreciado en México obispo González Sánchez, pudo haber sido forzada por la Nunciatura. Esa fue la versión que circuló este martes, desde temprana hora en el Vaticano, a falta de información oficial sobre los motivos de la renuncia anticipada de monseñor.
Otro detalle destacado en los círculos vaticanos este martes es que sólo se dio a conocer la “renuncia” del Obispo, pero no así el nombramiento de su sucesor. Monseñor González Sánchez, de acuerdo a Wikipedia, estudió en el Seminario de Tijuana, siendo ordenado sacerdote en 1973. Sirvió en algunas parroquias de la Arquidiócesis de Tijuana y posteriormente, en 1990 realizó estudios de Teología Espiritual en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.
La siguiente fue una nota que se difundió en febrero pasado allá en México, sobre lo dicho por el obispo:
USAR EL CUBREBOCAS ES NO CONFIAR EN DIOS, DICE EL OBISPO DE CIUDAD VICTORIA
“Como ven mi rostro, casi siempre ando así. No es presunción, es gracias a Dios que ando así porque confío mucho en Dios”, dijo monseñor Antonio González Sánchez durante su homilía de este domingo 14 de febrero.
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El obispo de la diócesis de Ciudad Victoria, monseñor Antonio González Sánchez, afirmó que usar cubrebocas es no confiar en Dios, de ahí que él jamás lo usa porque confía en la protección divina.
“Dice el dicho: Ayúdate que yo te ayudaré, y me queda muy claro. Pero para mí, a nivel personal, el famoso cubrebocas es no confiar en Dios”, señaló el obispo, durante su homilía de este domingo 14 de febrero.
Y señalando su rostro sin cubrebocas, agregó:
“Como ven mi rostro, casi siempre ando así. No es presunción, es gracias a Dios que ando así porque confío mucho en Dios”.
“Espero verlos sin esa cosa que traen en su cara (…) el famoso cubrebocas es no confiar en dios”.- Obispo de #CiudadVictoria @RuidoEnLaRed #YoSiUsoCubrebocas pic.twitter.com/bphcPI7EbP
— Hector Sandoval (@hectorsandoval0) February 15, 2021
También les dijo a sus fieles que desea verlos muy pronto a la cara sin cubrebocas: “Deseo fuertemente pronto poderlos ver a ustedes sin esa cosa que traen en la cara, lo deseo fuertemente”, agregó.
Y dijo extrañar mucho a su feligresía que antes acudía a misa y ahora no lo hace por la pandemia de covid-19.
“Extraño con dolor la presencia de otras personas, tristemente mucha gente, muchas personas están llenas de pánico. Y a mi me parece que el sentir miedo, el estar apanicados, es falta de fe”.
Recalcó:
“No niego la situación, ahí está. ¿Pero la confianza en Dios dónde queda?”.
Por último, el obispo de Ciudad Victoria les pidió a sus feligreses que le rueguen a Dios para que pronto termine la pandemia de covid-19, para que así acabar con tanta muerte y tanto miedo.

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *