La resurrección del crucificado

0

En este día, 4 de abril de 2021, celebramos el Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor, Ciclo B, en la liturgia de la Iglesia Católica.

EL SEPULCRO VACÍO. El pasaje evangélico de hoy es de San Marcos (16, 1-7): “Transcurrido el sábado, María Magdalena, María la madre de Santiago y Salomé, compraron perfumes para ir a embalsamar el cuerpo de Jesús. Muy de madrugada, el primer día de la semana, a la salida del sol, se dirigieron al sepulcro. Por el camino se decían unas a otras: -¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?- Al llegar, vieron que la piedra ya estaba quitada, a pesar de ser muy grande”.

Marcos señala tres indicaciones temporales que son el primer día de la semana, muy de madrugada y a la salida del sol. Se trata del momento trascendente del anuncio de una nueva creación, de un nuevo primer día en el paso de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida.

El sepulcro vacío, aunque no es en sí una prueba directa de la resurrección de Cristo, ha constituido para todos un signo esencial.

JESÚS HA RESUCITADO. El relato evangélico prosigue: “Entraron en el sepulcro y vieron a un joven, vestido con una túnica blanca, sentado en el lado derecho, y se llenaron de miedo. Pero él les dijo: -No se espanten. Buscan a Jesús de Nazaret, el que fue crucificado. No está aquí; ha resucitado. Miren el sitio donde lo habían puesto. Ahora vayan a decirles a sus discípulos y a Pedro: Él irá delante de ustedes a Galilea. Allá lo verán, como él les dijo-”.

Se trata de una teofanía o manifestación divina que nos recuerda la Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor ya que el blanco es el color de la vida y de la resurrección. Las mujeres sienten un temor sagrado y reverencial ante la presencia de lo santo.

El joven les dice que no teman, así como Dios decía a los Profetas, el Arcángel Gabriel a Zacarías y a la Virgen María, y Jesús a sus discípulos. Ese ángel sabe que ellas buscan el cuerpo de Jesús crucificado y por eso les dice que Jesús ya no está en el país de los muertos sino en el de los vivientes porque ha resucitado. Enseguida les encomienda una misión: ir a proclamar, hacerse testigos, evangelistas del Resucitado. Ellas deben comunicar a los discípulos y a Pedro que Jesús los espera en Galilea.

SIGNIFICADO DE LA RESURRECCIÓN. Resucitar significa volver a ponerse de pie, despertar del sueño de la muerte, volver a vivir. Sin embargo, la Resurrección de Jesucristo no es un retorno a esta misma vida como fue la de Lázaro, la de la hija de Jairo o la del hijo de la viuda de Naím, que posteriormente volvieron a morir. Aquí se trata de la vida eterna, de la vida para siempre de Jesús que él ya había anunciado al predecir las negaciones de Pedro: “Pero después de mi resurrección, iré delante de ustedes a Galilea” (Mc 14, 28). El rebaño disperso será nuevamente reunido.

La novedad cristiana afirma que Jesús ya ha resucitado. Así, aquél a quien las autoridades de Israel y Roma habían condenado, aparece como principio y primicia de toda resurrección. Los cristianos creemos que Jesús ha resucitado y confesamos que su resurrección se manifiesta en la nueva vida de los creyentes en la Iglesia. Sólo la fe en la resurrección de Jesús confiere firmeza y sentido a la experiencia cristiana de la vida.

El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya San Pablo, hacia el año 56, escribe a los corintios: “Porque les transmití, en primer lugar lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día; que se apareció a Pedro y luego a los Doce” (1Co 15, 3-4).

El Apóstol habla de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión ante las puertas de Damasco (Cfr. Hch 9, 3-18).

*Arzobispo de Xalapa

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: