El funeral de Felipe de Edimburgo se celebrará el 17 de abril y se espera la asistencia de Harry

0
  • El cuerpo permanecerá en el castillo de Windsor, residencia de la familia real cerca de Londres, hasta que se celebre la ceremonia en la adyacente capilla de San Jorge

El funeral por el duque de Edimburgo se celebrará el próximo sábado 17 de abril, según ha anunciado el Palacio de Buckingham y será en capilla de San Jorge, en Windsor. La ceremonia se desarrollará conforme a los deseos del marido de la reina Isabel II. No será un funeral de Estado y se seguirán las restricciones por el Covid.
La ceremonia privada será retransmitida por televisión y el príncipe Harry, actualmente en California, asistirá, pero no su esposa Meghan Markle, embarazada, se precisó en el comunicado. Al comienzo de la ceremonia se observará un minuto de silencio en todo el país.
El primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado que no asistirá a la ceremonia para dejar el máximo espacio posible a los miembros de la familia real, ya que este tipo de actos están reducidos a 30 personas por la pandemia.
El príncipe Carlos de Inglaterra, primero en la línea de sucesión al trono británico, rindió este sábado tributo a la figura “amada y apreciada” de su padre, el duque de Edimburgo, fallecido a los 99 años.
“Como pueden imaginar, mi familia y yo echamos enormemente de menos a mi padre. Era una figura muy amada y apreciada que, puedo imaginar, se habría sentido profundamente conmovido por la cantidad de personas, aquí, en todo el mundo y en la Commonwealth, que comparten nuestra pérdida y nuestra tristeza”, afirmó.
En una declaración a los medios frente a su residencia Highgrove House, en el condado inglés de Gloucestershire, Carlos subrayó que el consorte de la reina Isabel II fue “una persona muy especial”.
La condesa de Wessex, esposa del príncipe Eduardo, el hijo pequeño de Isabel II y el fallecido duque de Edimburgo, ha elogiado este sábado a la monarca tras visitarla en su residencia de Windsor: “La reina ha estado increíble”, ha expresado Sophie a los medios, con lágrimas en los ojos.
Un día después de la muerte de su padre, el príncipe Felipe, Eduardo y su esposa se detuvieron brevemente a intercambiar algunas palabras con los ciudadanos que se habían reunido a las puertas del castillo para rendir tributo al duque.
El príncipe Andrés, tercero de los cuatro hijos de Isabel II y Felipe, también visitó esta mañana a su madre en Windsor, unos 30 kilómetros al oeste de Londres. A pesar de que la Casa Real y el Gobierno han pedido que se eviten las concentraciones ante las residencias de la monarquía, debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus, algunos ciudadanos han acudido durante el día a las puertas del castillo de Windsor para depositar ofrendas florales.

Tras la muerte del duque, un documental emitido por la BBC ha recogido algunas reflexiones de los hijos de Felipe sobre su padre. “Su energía para respaldar a mi madre era impresionante”, afirma en esa pieza Carlos de Inglaterra, primogénito de la reina y heredero al trono británico.
“Creo que como mejor le recuerdo es como alguien que siempre estaba ahí. Una persona a la que le podías lanzar ideas y a la que siempre podías acudir si tenías problemas, sabiendo que te escucharía y trataría de ayudarte”, expresó por su parte la princesa Ana. Eduardo describió a su padre como “una fuente de apoyo, ánimo y guía”. “Nunca intentaba frenar ninguna actividad o algo que quisiéramos intentar hacer, siempre nos animaba”, sostuvo.

SALVAS DE CAÑÓN POR FELIPE DE EDIMBURGO

Salvas de cañón en algunas de las principales ciudades del Reino Unido, Gibraltar y navíos militares británicos en alta mar rinden tributo este sábado al príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, fallecido el viernes a los 99 años.
Son 41 series de salvas en localidades como Londres, Edimburgo, Cardiff y Belfast, así como desde los destructores HMS Diamond y HMS Montrose, según detalló el Ministerio de Defensa.
El duque de Edimburgo, marido de la soberana británica durante 73 años, sirvió en la Marina Real británica durante la Segunda Guerra Mundial y ocupó el cargo ceremonial de lord gran almirante al frente de ese cuerpo.


El almirante jefe de la Marina, Tony Radakin, ha ensalzado en un comunicado la “genuina empatía” y “aprecio” que mostraba el duque por esa rama del Ejército. “Su espíritu generoso, su aprecio por todos los aspectos del servicio naval y su profunda comprensión de nuestros valores, estándares y ‘ethos’ le convirtieron en un amigo cercano para el servicio durante más de ocho décadas”, declaró.
El cuerpo de Felipe de Edimburgo permanecerá en el castillo de Windsor, residencia de la familia real cerca de Londres, hasta que se celebre su funeral en la adyacente capilla de San Jorge.
En línea con los deseos expresados por el duque, no será una ceremonia de Estado y no estará precedida de un velatorio público. Las restricciones por la pandemia de coronavirus han llevado al Gobierno británico y al Palacio de Buckingham a pedir a los ciudadanos que no se concentren frente a las residencias reales para dejar flores y rendir tributo al príncipe.

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *