847 muertes, 12 lesiones cerebrales, 112 ciegos y trastornos psiquiátricos, después de recibir la vacuna

0
  • Reconoce el gobierno británico más de 626.000 efectos adversos, incluidos más de 11.000 trastornos psiquiátricos, 771 convulsiones y 12 lesiones cerebrales

El gobierno del Reino Unido ha publicado su última actualización semanal sobre los efectos adversos y las muertes tras la administración de las inyecciones de COVID-19 desarrolladas apresuradamente.
Entre el 8 de diciembre y el 5 de abril, se han administrado 31,6 millones de primeras dosis y 5,4 millones de segundas dosis.
A pesar de las persistentes afirmaciones de los ministros del gobierno y los principales medios de comunicación sobre la seguridad de las inyecciones, los datos oficiales presentan una imagen algo diferente.
Para el 5 de abril, hubo 314 muertes después de la inyección de Pfizer, 521 después de la de AstraZeneca y otras 12 muertes después de una inyección que no se identificó como ninguna de las dos, lo que hace un total de 847 muertes después de la inyección.
Ocurrieron un total de 626 mil 087 efectos secundarios adversos, con 132 mil 528 reportados para Pfizer y 492 mil 105 para AstraZeneca. Este total es casi 70 mil más que el informe de la semana anterior de 556 mil 609 efectos secundarios adversos.
Después de la vacunación de Pfizer, ocurrieron 42 “abortos espontáneos” (abortos espontáneos), y después de la inyección de AstraZeneca, se produjeron 19 abortos espontáneos, con dos mortinatos más.
La vacunación de Pfizer fue seguido por 38 ataques de pánico, 5 casos de autolesión o intento de suicidio y un total de 2 mil 115 trastornos psiquiátricos. Sin embargo, estas cifras fueron eclipsadas por los receptores de la inyección de AstraZeneca, donde hubo 152 ataques de pánico, 8 casos de autolesiones e intentos de suicidio, 50 ocasiones de “ideación suicida”, 2 suicidios y un total de 9.124 trastornos psiquiátricos. En conjunto, después de las dos inyecciones hubo 11 mil 239 trastornos psiquiátricos, un aumento de 1 mil 200 más que el recuento de la semana anterior.


Se registraron más de 2 mil 200 trastornos reproductivos y mamarios, junto con casi 20 mil trastornos respiratorios, incluidos 15 casos de edema pulmonar y 456 casos de embolia pulmonar (un vaso sanguíneo bloqueado en el pulmón).
Se han registrado más de 450 procedimientos quirúrgicos después de la inyección.
Los trastornos vasculares que se produjeron después de las inyecciones ascendieron a 6 mil 877, con 360 casos de trombosis venosa profunda. También se registraron más de 7 mil 900 trastornos sanguíneos.
6 mil 552 trastornos cardíacos registrados después de las inyecciones, con 125 paros cardíacos, 166 infartos de miocardio (ataques cardíacos) y 36 casos de insuficiencia cardíaca e insuficiencia cardíaca congestiva.
También se produjeron 8 mil 432 casos de trastornos oculares después de las inyecciones, con 112 personas que quedaron ciegas y 10 personas que sufrieron ceguera temporal.
Hasta ahora, se han producido 119 casos de síndrome de Guillain-Barré (GBS), 472 accidentes cerebrovasculares y 559 casos de “parálisis facial”. Se informaron 13 casos adicionales de enfermedad de Parkinson, 771 convulsiones y 12 lesiones cerebrales. Se produjeron más de 131 mil trastornos del sistema nervioso, de los cuales 99 fueron mortales.
Las dos inyecciones también fueron seguidas por 12 mil 892 infecciones, de las cuales 2 fueron por el virus de Epstein-Barr y más de 600 casos de COVID-19.
Más de 4 mil 100 “lesiones” ocurrieron después de las inyecciones y 2 mil 224 trastornos del sistema inmunológico, con 84 casos de shock anafiláctico y 646 reacciones anafilácticas.


A la inyección de AstraZeneca también le siguieron 4 casos de fibrosis quística y 4 casos de parálisis cerebral.
Las estadísticas surgen mientras el Reino Unido continúa usando la inyección de AstraZeneca, a pesar de que numerosos países han detenido su uso, debido a preocupaciones sobre una conexión entre la inyección experimental y los coágulos de sangre.
Dinamarca se convirtió recientemente en el primer país en anunciar que dejaría de usar la inyección de AstraZeneca por completo.
Datos recientes de las autoridades europeas revelan que ha habido 4 mil 036 “desenlaces mortales” tras la inyección de COVID-19 de Pfizer, así como 1 mil 922 y 1 mil 234 muertes tras la administración de las inyecciones realizadas por Moderna y AstraZeneca, respectivamente.
Se informaron otras 20 muertes después de la inyección de Johnson & Johnson, lo que hizo que se informaran a las autoridades 7 mil 212 muertes después de las inyecciones de COVID-19.

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: