Meditando | Leo, me informo y voto

+1

Por Andrés López votaron treinta millones. La analítica lógica, el pensamiento racional y la observación situacional del país hoy por hoy permiten concluir, esa gran masa de votantes lo hizo por estímulos publicitarios, las arengas incendiarias de López Obrador, por sus ofrecimientos de apoyo, simplemente con dinero en las manos de sus partidarios alucinados del pueblo humilde, su “pueblo bueno”, “sus mascotas”, como lo ha dicho en público.
En nuestro país la mayoría de los compatriotas no acostumbran leer más que encabezados de periódicos impresos o virtuales, Facebook o leer y re enviar comentarios de terceros. Y eso no enriquece la cultura social, política ni económica de los ciudadanos, mucho menos les permite ver el fondo causal del desastroso destino a que nos lleva el actual gobierno federal.
El candidato, ahora presidente, ofreció sin límite apoyos a clases necesitadas, progreso, acabar con la corrupción, dar a México una economía comparable con las mas altas del mundo, todo un potosí. La realidad de su gobierno, ha sido decepcionante.
Leyendo con deseo de saber cual es el fenómeno político actual en nuestro país, sin duda encontramos descripciones históricas que nos traen a la realidad actual y nos demuestran, ¡Friedrich Nietzsche tenía razón!, “el tiempo es cíclico, todo se repite”, las dictaduras y tiranías han aparecido y volverán en la vida de la humanidad.
En América latina ha habido numerosas dictaduras implacables en la segunda mitad del siglo XX., las más notables han sido, Cuba, Argentina, Nicaragua, Uruguay, Chile, Haití y otras. Caracterizadas por un líder ardiente deseoso de poder.
Existe numerosa literatura histórica y actual, analíticas del origen, desarrollo y consecuencias de una dictadura, pregunte usted, ¿Cuál has leído?, la respuesta suele ser, ninguna. Esta es una causa de que los votantes lo hagan por un candidato ofrecedor de prebendas y verdaderas canonjías, porque aceptar la dádiva sin costo alguno es aceptar un mendrugo del candidato ambicioso de poder para el pueblo crédulo e ingenuo.
La ambición de poder cuando el candidato llega a triunfar, lo lleva compulsivamente a perseguir mayor fuerza, más poder llevándose a rastras a la frágil democracia y asi surge el totalitarismo y enseguida la tiranía.


La tiranía tiene dos polos, uno la ambición de poder insana del mandatario y el otro el otorgamiento libre del poder, obsequiado al gobernante por los votantes, con actitud pasiva, consecuente, transigente sin exigir respeto por sus ideales, sino que se dejan manipular pasivamente esperando beneficios ofrecidos, obedeciendo anticipadamente al tirano en ciernes. (Timothy Snider, Sobre la tiranía, 2018 Ed. Galaxia Gutenberg)
Platón estaba convencido que los demagogos aprovechan la libertad de expresión para debilitar la democracia y crear tiranos, Aristóteles advertía que la desigualdad social y de pensamiento lleva al fin de la democracia.
En la segunda mitad del siglo veinte, en América latina diversos gobiernos autoritarios, llegaron a la dictadura y naturalmente a la tiranía, todos tienen la misma historia, un candidato “amante del pueblo”, ofrece dar numerosos beneficios, si reparar en presupuestos, y dificultades a vencer, nada de eso, solo orece y el pueblo humilde, con bajo ingreso económico, desgraciadamente es mayoría, cree, se deja llevar por promesas alucinantes, vota por él y la desgracia para el país empieza.
Los siete padres de la Constitución de los Estados unidos, encabezados por George Washington, Benjamín Franklin y Thomas Jefferson, tenían claro, la llegada al gobierno democráticamente o por usurpación, de un solo hombre o un grupo, al adjudicarse el poder absoluto llevaría a que los gobernantes burlaran la Constitución en su popio beneficio y esto significaría la instauración de una tiranía.
Estos conceptos son analizados en el libro mencionado de Timothy Snyder y desde la antigüedad por filósofos, sociólogos, politólogos, la ciudadanía debería revisarlos, solo asi podrá evaluar las intenciones ocultas del candidato en busca de un escaño y recurre a mentiras y artimañas causantes decepción y daño al pueblo que lo eligió, ciegamente.
Los ciudadanos antes de votar, debemos analizar con conciencia e inteligencia, por cual candidato lo haremos, cuales son sus antecedentes políticos, a cuantos partidos a saltado, su historia social, familiar, como ha desarrollado sus deberes en puestos públicos detentados, escudriñar su presencia, pulcritud, desempeño ante su auditorio, capacidad de comunicarse, cultura manifiesta, todo esto porque un político representante de su pueblo debe ser un personaje digno y confiable, con carisma y no como hoy que aparece cada mamotreto en atril y tarima, que causa desencanto y grima.
Piense bien por quien votará, para no volver a soportar lo que hoy estamos enfrentando.

hsilva_mendoza@hotmail.com

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: