TEPETOTOTL | Entre el amanecer, el caos y Manuel Gámez Fernández

0

Es la Villa de Martínez de la Torre, el lugar que lo vio nacer en el año de 1950, y precisamente con el tiempo, se fue nutriendo de sabiduría con los hermosos paisajes de esa región del Totonacapan. Tuvo una formación universitaria y desde su juventud participó en revistas académicas hasta verse involucrado en la investigación educativa. Un día abrí mis puertas y, “El fuego me encendió / corrió un velo de recuerdos rojos como un corazón de durazno / el agua fue buena y amable sensación / fresca mañanita que impregnó todo el cuerpo / la tierra movió los montes y tras el Cerro Quebrado / abrió un horizonte esmeralda de presagios / y el viento, siempre impaciente / sopló hacia las márgenes del sentimiento / y encontró las cavernas sin fin / donde ya no salió…” (Pág. 15)

Es “Entre el amanecer y el caos”, la obra poética reciente del maestro Manuel Gámez Fernández, escritor y artista plástico martinense, entre otras actividades que realiza tan apreciable apasionado de las letras, quien conoció de cerca la problemática de los ingenios azucareros extintos como son el Ingenio Independencia y el Ingenio Libertad, de los cuales solo quedan estructuras que transmiten un pasado glorioso del oro dulce que era cortado muy de madrugada por los jornaleros y trabajadores del campo en una parte de Misantla y también del municipio de Martínez, que eran donde estaba sembrada la gramínea, mientras su padre realizaba el conteo de las entradas y salidas en el Ingenio Independencia.

Sus vivencias y sus andares en los contextos que oportunamente visitó, ya sea de niño, de joven o en edad adulta, están plasmados a través de sus letras libres, en letras que embellecen cada paisaje que comparte el autor, sobre todo a quienes tiene el encuentro con él, desde su libro, el cual nos encamina desde el amanecer al caos. Manuel Gámez es un filósofo, un humanista, un existencialista, un creador de escenarios a quien le fluye de manera natural la creatividad. Gámez Fernández es un hombre de ciencia y un enamorado de la vida, de su esposa Liz, de la música de vanguardia que escuchara desde las primeras dos décadas de su vida y a quienes les dedica un capítulo como viajero musical.

Manuel Gámez en Autorretrato, expresa: “Quisiera volver a pintar mi autorretrato / la imagen que me mira / y que yo miro / ambos retraídos del mundo / ajenos al paso de los segundos / retraídos y absortos / como pensando en muchas cosas…” (Pág. 108) Y es en esas cosas tan lúcidas y que confunden como va transitando de lo blanco a lo oscuro, de la vida a la muerte, de la alegría a la felicidad, así como a la incertidumbre. Leer al poeta Manuel Gámez es darse permiso para enriquecer el espíritu con la experiencia y conocimientos de un hombre que viene siendo mi cuasi paisano.

Por lo tanto, para encontrar un Testigo como Gámez Fernández, te preguntarás: “¿Qué pasará después / en este subterráneo / cuando los abuelos / tengan siglos / de haberse devorado? / ¿Cuándo seamos parte / del cuerpo de la tierra / y la raíz del árbol / se hunda en nuestras manos? / ¿Qué pasará después / si aún dejamos algo?” (Pág. 143) En esta ocasión les compartí unos breves y esperemos se acerquen a la obra completa del maestro Manuel Gámez Fernández, es un trabajo realizado por Editorial Foro Fiscal.

Antes de terminar les comentó, que el libro se presentó en el salón del Colegio de Veracruz el día 27 de mayo. Los comentarios los realizaron el joven editor Víctor Manuel Vázquez Reyes y el poeta Edgar Aguilar, con la intervención musical de Orvil Paz y en la conducción de Ana Hazel Zúñiga Ríos.

  • Escritor de un rincón del Totonacapan, Tepetototl, Ave de la Montaña. Correo: venandiz@hotmail.com Twitter @tepetototl
0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: