Marapez | Xalapa, ciudad de tercera en el deporte

+2

¿Terminaron las campañas de los partidos políticos pero el deporte que ganó? ¿Que hay para él? ¿Los ganadores cumplirán su palabra de mejorar en este rubro? Francamente no lo sé, pues hemos visto pasar gobiernos estatales y municipales, pero nuestra ciudad, la llamada Atenas Veracruzana, ha sido olvidada en ese sentido.
Sufre y llora por muchas cosas, desde una infraestructura hasta de deportistas de élite, que se resume prácticamente a muy pocos, entre ellos el triatleta Crisanto Grajales Valencia y la halterista Ana Gabriela López Ferrer.
¿Y en el terreno profesional? Nada, aquí en Xalapa simplemente no pasa nada, no hay, no existe, carecemos de representantes en ese ámbito.
Xalapa merece contar con deportistas de altas divisiones, no de tercera, porque nuestra ciudad no es de esa categoría; Xalapa es la capital del Estado, se supone que una de las más importantes de Veracruz, pero al parecer quienes han dirigido sus destinos por muchas administraciones no le han dado el interés necesario.
Otra: infraestructura deportiva tenemos pero ha sido olvidada, casi llegan al rango de elefantes blancos, no vamos muy lejos allí está el Estadio Xalapeño y el velódromo Internacional, majestuosas obras que carecen de promoción, son ajenas a los eventos de alto nivel.
El peor de los escenarios es que en la capital van desapareciendo los espacios deportivos. Carecemos de lugares públicos dignos para la práctica del deporte. He observado sitios como Misantla, Coatepec, Naolinco y Coacoatzintla que cuentan con campos bonitos o alguna unidad deportiva que brinda bien la atención a sus deportistas. Y aquí no la hay, de hecho muchos espacios han desaparecido debido a los intereses de ciertos personajes. Uno de ellos es el campo de futbol que estaba ubicado en la colonia Obrero Campesina. Por cierto, se sabe que un político que sustituyó a un gobernador a finales de los 80, engañó a los dueños de ese espacio, los ex trabajadores del Sindicato de la Fábrica de San Bruno para que se lo donaran, ya que allí construirían una biblioteca, incluso hasta hubo ceremonia de la colocación de la primera piedra, sin embargo sólo fue una farsa dicha ceremonia. “Nada más hicieron eso porque después pararon la obra y más tarde la reanudaron pero para levantar ese supermercado”, comentó uno de los vecinos que vive justo en la calle donde se ubicaba el campo.
En este sentido sinceramente da coraje ver y saber que ciertos políticos aprovechan sus estadías en los gobiernos para lastimar y destruir, no para construir. Ejemplos tenemos muchos, son esos cuyas buenas obras y grandes causas no están en su itinerario de vida, aunque en sus campañas, como siempre, le hayan prometido y le hayan bajado la luna, el sol y las estrellas a los votantes sabiendo que al final de cuentas no les cumplieron ni les cumplirán.
Asimismo, en relación a los espacios deportivos, especialmente de una unidad deportiva de alto kilataje digna de nuestra ciudad, existe un lugar donde podría construirse una de primer nivel, el terreno es enorme, y me refiero a la ex fábrica de San Bruno, lugar que por muchos años ha permanecido en el abandono y que hoy es ocupada por muchos vecinos para realizar su deporte.
Por último, el actual alcalde Hipólito Rodríguez, por cierto, de ideas extrañas, dijo en agosto de 2018 que rescatarían la ex fábrica de San Bruno para que la ciudadanía tuviera un lugar donde recrearse con actividades culturales y artísticas, pero a unos meses de dejar su cargo vemos que jamás lo hizo, en pocas palabras no cumplió, no cabe duda que siguió la línea fiel de los políticos prometedores. ¿O no?

+2

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *