Al estilo Mathey | Que paguen con brillantes…

0

Buen día apreciado lector:

Si en verdad el Presidente de la República quiere transformar a México, no sólo debe reforestarlo, también crear empleos y modificar la ley para que verdaderamente se respete el derecho laboral de los mexicanos.

Y desde luego, darnos seguridad pública. No con abrazos, con la ley en la mano.

En la última colaboración este reportero le hablaba de la necesidad de hacer valer ya esa mítica frase de aplicar la justicia en forma “pronta y expedita”, que desde hace siglos hasta la fecha, en algunos casos es rápida y en la mayoría más lenta que el caminar de una tortuga.

Ahí es donde todavía lo puede ayudar el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, don Arturo Zaldívar para acordar con ministros y magistrados de todo el país, la mejor forma de desahogar tantas demandas laborales atoradas en los tribunales, que por su no resolución rápida afecta a miles de familias de todo el país.

No es posible que –sobre todo en los gobiernos– haya patrones que apenas llegan a un cargo le quiten la chamba a alguien que trabaja largos días y noches con demostrada disciplina y amor a la camiseta; en muchos casos hasta exponiendo la vida, para que llegue un desgraciado a quitarlo para poner en su lugar una novia, un pariente, un recomendado y más, sin la menor capacidad o experiencia.

Ese es el clamor y la queja nacional.

Y para cambiar a este país Andrés Manuel López Obrador debe pugnar por impulsar nuevas reglas definitivas a efecto de que el “patrón” que despoje de su plaza a un trabajador sin causa o motivo legal, después de un juicio rápido en el que se demuestre su mala acción -los abogados decidirán el tiempo- sea condenado a pagar de su salario la indemnización correspondiente, no el gobierno -como campechanamente sucede a la fecha- además, el trabajador sea reinstalado y el sustituto aventurado despedido. A ver quién se atrevería.

Y otra, cuántos millones de pesos ahorrarían los gobiernos federal, estatales y municipales,

Eso se esperaría de un buen Presidente de la República. ¿No lo cree?, se vale soñar.

Mientras tanto tenga paz y armonía en su hogar apreciado lector. Llegó el verano, sigamos cuidando el agua y proyectar la siembra de plantas. Saludos.

gustavocadenamathey@gmail.com

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *