Cuba 2021

0

En los últimos 60 años no hubo una sola manifestación de ciudadanos en Cuba. Todo eso cambió este domingo en el que el mundo entero conoció la desesperación y el cansancio de sus sufridos habitantes, debido a la pobreza y mala vida que tienen. La bomba de tiempo estalló.
Recuerdo que cuando estaba en la primaria, un amigo me dijo que en Cuba se vivía mejor que en los Estados Unidos; eran los años setenta y él me mostró una moneda cubana que cuando caía al piso sonaba como plástico, a diferencia de nuestras monedas de 20 centavos o “quintos” de aquellos años, las cuales eran de cobre con su inconfundible timbre metálico.
En la época del presidente Luis Echeverría, en los libros de texto gratuito de Ciencias Sociales, se exaltaban los personajes de los “barbudos” Ho Chi Min, Mao, Marx y Lenin, entre otros socialistas y comunistas. El gobierno adoctrinaba desde la SEP para que la entonces “generación X” de mexicanos nos convenciéramos de que lo peor era el capitalismo y su máximo representante era el imperio yanqui.
En los ochenta conocí los “murales” de la Unidad de Humanidades de la Universidad Veracruzana, debatí con compañeros en la secundaria y prepa sobre el fracaso del “socialismo” y la utopía del “comunismo” y de los sistemas políticos con partido único. Algunos profesores de la facultad de ingeniería que tuvieron la oportunidad de conocer la isla caribeña referían que era hermosa y que tenían un buen sistema de salud, aunque reconocían que solo les habían permitido conocer los lugares turísticos y los centros donde se realizaban congresos y seminarios.
Fue hasta los noventa cuando quedé profundamente impresionado por la realidad cubana, pues conocí a una familia que había escapado de La Habana impulsada por la escasez y la miseria. Sus hijos, de entre 8 y 10 años, no sabían lo que era un bufé gastronómico y hasta preguntaron que si se podían servir de cualquier platillo. Hoy ya son prósperos mexicanos que viven libremente.
Cuando cayó el “Telón de Acero” y se liberó a la Europa oriental del socialismo, en América Latina nació el Foro de Sao Paolo con el propósito de combatir el neoliberalismo. Cuba, Venezuela y Nicaragua son algunos de los principales impulsores de esta organización internacional que equivocadamente insiste en negar la libertad de las personas para poder crear y emprender negocios.
La realidad siempre se impone, basta revisar lo mal que viven los ciudadanos en esos países para comprender que solo en un estado con respeto a los derechos humanos, la democracia y el libre mercado se puede realmente progresar y vivir mejor. El Coronavirus, las redes sociales, pero sobretodo el fracaso de ese sistema en materia económica y de salud hicieron que estallara la desesperación social de las familias que viven en Cuba.
Lo que vemos en La Habana, es el fin de esa utopía que desprecia la propiedad privada, la competencia entre empresas y la libertad de las personas para trabajar y crear su propio destino. En las fotos de las manifestaciones se aprecia el dolor de las personas y el deterioro de los edificios. Ahora el lema es: “¡Patria y vida!”, “Abajo la dictadura!”.
Twitter @basiliodelavega

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: