Multiplicar el pan

+1

En este día, 25 de julio de 2021, celebramos el Domingo 17 del Tiempo Ordinario, Ciclo B, en la liturgia de nuestra Iglesia Católica. El pasaje evangélico de hoy es de San Juan (6, 1-15), el cual describe el milagro de la multiplicación de los panes, realizado por Jesús, e inspirado literalmente en una narración similar protagonizada por el profeta Eliseo: (2Re 4, 42-44).

Juan conserva la precisión de que se trataba de panes de cebada, pero añade detalles que evocan el episodio de Moisés alimentando al pueblo de Dios durante el Éxodo.

Jesús actúa como un nuevo Moisés y se le aclama como al profeta por excelencia. Sin embargo, el pan que da Jesús es símbolo de la Sabiduría que él ha comunicado a la humanidad, como explicará más adelante en la sinagoga de Cafarnaúm.

MULTIPLICAR EL PAN. El capítulo 6 del Evangelio de Juan es una unidad literaria que consta de un doble signo, la multiplicación de los panes y la caminata de Jesús sobre el mar; y de un discurso explicativo del mismo Jesús en la sinagoga de Cafarnaúm. En esta disertación se concentran una serie de temas esenciales: la persona de Jesús como fuente de vida y el misterio redentor en la Encarnación y en la Cruz que se condensa en la Eucaristía.

El texto evangélico de hoy constituye una hermosa lección que nos da Jesús al preocuparse de las necesidades del cuerpo y del alma, es decir, de toda la persona humana. Jesús viendo a la muchedumbre que lo rodeaba percibe la exigencia apremiante de darles de comer. Lo comenta a sus discípulos y éstos se asustan. Entonces, con los cinco panes y los dos pescados que llevaba un muchacho realiza el milagro de la multiplicación de los panes y de los pescados. Sin embargo, Juan prefiere llamar “signo” al milagro porque es la expresión sensible de una realidad más profunda, esto es, de la Eucaristía, del Pan de Vida que es el mismo Jesús y que se presentará como tal en los siguientes versículos del relato evangélico. Por eso, Jesús huye de la multitud que sólo percibe la satisfacción corporal.

DAR DE COMER. Jesús se compadece de la multitud hambrienta y, por eso, además de alimentarlos con su Palabra divina les multiplica también el alimento material, es decir, los cinco panes y los dos pescados. Se trata de una lección para sus discípulos de todos los tiempos. De hecho, la Iglesia Católica se ha dedicado durante dos mil años a dar de comer a los pobres y atender a los huérfanos, ancianos, enfermos y marginados, juntamente con el anuncio de la buena noticia del Reino de Dios.

Compartir los propios bienes con los más necesitados es un signo de amor y solidaridad que la Iglesia realiza en muchas partes del mundo, por medio de la Pastoral Social o de la Caridad, a través de CÁRITAS y de muchas otras de sus instituciones parroquiales, diocesanas, nacionales e internacionales, religiosas y laicas.

Durante este tiempo de pandemia por el Covid-19, la Iglesia se ha hecho eficazmente presente y se ha sumado a los esfuerzos de los gobiernos y de algunas instituciones altruistas de beneficencia pública y privada.

Recordemos, además, que para los primeros cristianos la Eucaristía no era sólo una liturgia, sino también un acto social en el que cada uno ponía sus bienes a disposición de los más necesitados.

San Justino, que vivió en el siglo segundo de nuestra era cristiana, describe en uno de sus escritos la manera como se celebraba la eucaristía dominical, y agrega que cada uno de los participantes daba de lo que poseía para socorrer a los huérfanos y las viudas, a los que sufren por enfermedad o por otra causa, a los que están en las cárceles, a los forasteros de paso y a cuantos estaban necesitados.

El pan de la Eucaristía nos alimenta para el amor y no para el egoísmo, nos impulsa al encuentro con Jesucristo y a la solidaridad con todos. Las famosas obras de misericordia, tanto corporales como espirituales, han significado siempre una guía para manifestar claramente la compasión y solidaridad con los hermanos más necesitados.

*Arzobispo de Xalapa

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: