Así pasa cuando sucede | Realidad y fantasía

+1

COATZACOALCOS, Ver.- En nuestro país, lo hemos reiterado la realidad es increíble, y lo increíble se vuelve realidad. Lo anterior viene al caso luego de la iniciativa que enviara al Congreso el legislador porteño Gonzalo Guízar Valladares, misma que resulta inconstitucional, la “castración química” a los abusadores sexuales, dado que el artículo 22 de nuestra Carta Magna lo prohíbe, así como las penas de muerte, la mutilación, la infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales, hecho que aparentemente, el diputado desconoce.

*** Lo mismo que la mayoría de sus homólogos en el Congreso local, que enfrentan una serie de reveses frente al Poder Judicial, que no han sido atendidos y que han merecido sanciones económicas y muy pronto, tal vez la cárcel por disposiciones contrarias a derecho, lo mismo por el desafuero de ediles o el despido de magistrados lo que revela la necesidad de una urgente reforma constitucional que establezca los requisitos mínimos como cualquier ciudadano que busca empleo, máxime si se trata de acceder a un cargo de elección popular, donde las decisiones que se toman nos afectan a todos.

*** Recientemente se reveló que un edil del sur del estado mantiene de siempre serios problemas cognitivos y un diputado sin aparentes problemas de ese tipo y con más de una década como legislador estatal y federal, presenta una iniciativa que va contra la propia Constitución. Lo anterior evidencia la necesidad de que, quienes aspiran a un cargo de elección popular deban someterse a un examen clínico y psicométrico a más de demostrar conocimiento académico mínimo a fin de que no ocurra como en el antiguo Puerto México, donde un funcionario debía ausentarse de su cargo en algunas ceremonias porque no sabía leer ni escribir y, en consecuencia, debía ausentarse cuando se requería escribir o dar lectura a algunos documentos.

*** Lo anterior, para dar certidumbre a sus acciones y programas, así como la certeza a la ciudadanía de que “no volverán a “bolsear a Chuhita”, como ocurre cada trienio y la deuda se centuplica con pozos que no dan agua o centenares de empleados despedidos, cuya indemnización equivale a la mitad del presupuesto municipal. Por ello es menester que a los representantes populares se les practiquen los exámenes necesario que permitan tener la seguridad de que su desempeño, se apegará a la realidad y no a algún padecimiento, como el “bovarismo”, que origina que algunas personas, tengan problemas en diferenciar la realidad de las fantasías y los sueños de la realidad. Ni modo, así pasa cuando sucede.

*** Sócrates, el filósofo griego sostenía: yo solo sé, que nada sé. El problema estriba en que muchos otros, como aseguraba San Agustín, ni siquiera saben, lo que no saben como le ocurrió al ahora ex presidente Peña Nieto, quien sintió un temblor que nadie más sintió o cuando indicó que ya estaban a un minuto de aterrizar en Oaxaca, no a menos corrigió, como a cinco; y ni qué decir del tren volador que, según nuestro gobernador, irá vía aérea de la Ciudad de México a Toluca. Por eso y muchas cosas más, no solo es necesario la implementación de exámenes elementales a los futuros gobernantes, sino que son de urgente y obvia resolución .

*** Sugerencias y comentarios sogo51@hotmail.com

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: