Morena

0

Las elecciones de este fin de semana demuestran que la popularidad del presidente López no es proporcional a los votos que obtienen los candidatos de su partido. Algunas encuestas arrojan que más del 50% de los mexicanos aprueban al presidente de México y a su partido, pero en el Estado de Coahuila sólo obtuvieron el 19.7% de los votos emitidos, perdiendo así todos los distritos electorales. Esto quiere decir que sólo el 10% de los mexicanos está dispuestos a apoyar con su voto a la 4T, si tomamos en cuenta el abstencionismo en ese estado.
En el Estado de Hidalgo, el PRI ganó 32 ayuntamientos, el PRD 7, Morena 6 y 5 el PAN de manera individual. La tasa de efectividad del movimiento del presidente es de 7% pues en esa entidad federativa hay 84 ayuntamientos. Los candidatos de Morena en Hidalgo, sin la foto del presidente como vimos que hicieron campaña en el 2018, simplemente no pudieron sostener la votación anterior.
¿Qué nos enseñan estas elecciones y las anteriores en los estados de Tamaulipas, Durango y Aguascalientes? Esencialmente, que el efecto “López Obrador” se está consumiendo rápidamente. Los ejemplos generalmente son odiosos, pero el efecto Fox duró lo suficiente para impulsar a los candidatos del PAN que, además de ser un partido con gran solidez humanista, en los años posteriores al 2000 ganó y gobernó bien en varios estados y municipios.
Por más empeño que pone el gobierno federal en repartir recursos de manera clientelar mediante programas que disfrazan su espíritu electorero como “Sembrando Vida”, “Jóvenes construyendo el futuro”, etc. después de tan sólo 2 años, no pueden ganar comicios pues necesitan a AMLO en los espectaculares, promocionales y en las boletas.
Los malos resultados en materia de seguridad, economía y salud son otro factor que no ayuda a Morena. A pesar de la intensa propaganda gubernamental que inicia cada mañana de lunes a viernes y que en los fines de semana se realiza desde la Presidencia de la República, la realidad se impone: hoy por hoy tenemos más de 70 mil asesinados con violencia, el producto interno bruto ha bajado en los dos años de la 4T sin pandemia y con pandemia, y estamos a punto de contabilizar 90 mil muertos por Covid-19.
Tampoco le ha resultado al gobierno reducir el financiamiento de los partidos políticos y ahora le pensarán mucho para eliminar a los diputados de representación proporcional, porque entonces corren el riesgo de quedarse sin diputados.
Además de lo anterior, hay causas internas en Morena que no se pueden soslayar: es un movimiento “cacha todo”, dividido y sin una clara posición filosófica, no cuenta con un programa claro, sus cuadros no están capacitados para gobernar, no tiene principios éticos, está afiliado al foro de Sao Paolo, en el gobierno ha demostrado incompetencia y voracidad, y depende electoralmente de AMLO como ha quedado demostrado.
La destrucción de instituciones y su colonización por parte de los incondicionales del presidente continúa en marcha, pero si en el 2021 todo México sigue el ejemplo de los ciudadanos de Coahuila, Hidalgo, Tamaulipas, Durango y Aguascalientes, será posible detener las “ocurrencias”, los sinsentidos y el populismo que está arruinando al país.
Ha sido tan mala la experiencia con la 4T que muchos mexicanos expresan hoy, que cualquier otra cosa es preferible a que AMLO y su movimiento anarco-populista se consoliden; pero eso no basta, los partidos deben ser serios y, además de ser claros en sus propuestas, seleccionar candidatos óptimos y comprometidos con sus plataformas electorales.
Twitter @basiliodelavega

0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *