Vivir en el Golfo | Entre la izquierda y la derecha

0

Tenía que ser precisamente en el mes de la patria, cuando corrientes de derecha y de izquierda en el Senado de la República dieron sendas muestras de totalitarismo al mostrar el extremismo en uno y otro bando, mientras la mayoría de los mexicanos esperan soluciones a los grandes problemas del país.
Mire usted, el estreno del posicionamiento político y quien sabe si ideológico, lo dio el senador de la república Julen Rementería del Puerto, quien acompañado de sus seguidores y una que otra despistada confesa, como fue la senadora Indira Rosales que posó para la foto, pero luego dijo que la sorprendieron, utilizó el Senado para sostener una reunión con la ultraderecha española.
Fue el 2 de septiembre, cuando los panistas recibieron al dirigente del partido español VOX, Santiago Abascal, y le firmaron su dichosa Carta de Madrid, donde se comprometen a defender la libertad, la propiedad privada y los derechos humanos, hasta que llegan al punto en que casi juran impedir el avance del comunismo en Iberoamérica.
El hecho provocó la reacción iracunda de izquierdosos e incluso panistas, que vieron mal la intromisión de una facción de ultraderecha en México y 5 días después obligaron al senador de la república Julen Rementería del Puerto y a sus acompañantes, a recular, pedir perdón, disculpas y lo que fuera necesario para extirpar el estigma de la intolerancia del blanquiazul, cosa muy difícil.
La andanada de críticas, sobre todo del bando de la izquierda, exhibió, atacó, criticó, ridiculizó y hasta se burló de la iniciativa de los senadores de derecha que, dicho sea de paso, poco a poco se fueron desmarcando del tema.
Una semana más tarde, el 16 de septiembre en pleno desfile conmemorativo de la independencia de México, el único mandatario invitado especial a los festejos patrios fue nada menos que el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, a quien el mandatario nacional no solo dio todo su apoyo, sino que pidió a los gobiernos aliados del imperio Yanqui levantar el bloqueo económico a la isla.
Obvio, el dictador cubano de mil amores agradeció tremendo gesto, justo a pocos kilómetros de la frontera con los Estados Unidos, donde por cierto el presidente norteamericano y el mandatario nacional sostuvieron una teleconferencia para hablar del cambio climático.
Y aquí ocurrió lo mismo, desde el día del evento los derechistas no han cesado sus críticas al encuentro de los mandatarios de México y Cuba, acusando que el gobierno de la 4T va caminando hacia el comunismo.
En realidad, el mes de la patria, la independencia de México, nada tienen que ver con las posturas de izquierda o derecha mostradas por ambos bandos para denostarse unos a otros y fijar posturas.
De acuerdo con datos del INEGI, en México somos 126 millones de mexicanos, de los cuales 93 millones 528 mil 473 están en edad de votar; solo 49 millones 151 mil 320 votaron, el resto desperdició el voto; de esos votantes el 35.33% lo hizo por Morena, mientras que el PAN obtuvo el 18.90% de los sufragios.
Como podemos ver, a una abrumadora mayoría de mexicanos no les interesa la política y mucho menos aliarse con posturas radicales de derecha o de izquierda.
Es una mayoría de ciudadanos que aún espera resultados de la excesivamente cara clase política mexicana, que aún tiene pendiente por cumplir temas como la inseguridad, el desempleo, la salud, la educación, el trabajo y el crecimiento económico.
¿No cree usted?

GRITAN CONSIGNAS A DÍAZ-CANEL

Al grito de “Dictador, México te repudia”, decenas de cubanos radicados en nuestro país esperaron la caravana de vehículos oficiales donde viajaba el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rumbo a la embajada cubana en Ciudad de México.
Con videos caseros que pronto se hicieron virales, los cubanos y algunos mexicanos presentes fijaron su postura de rechazo al dictador que llegó para llevarse la gloria sin ningún mérito: Aún recordamos que en la etapa del presidente panista Vicente Fox Quezada habíamos vivido una pena internacional igual, cuando el botudo le advirtió al mandatario cubano Fidel Castro “comes y te vas”, según él, para que no molestara “al señor Bush”, o sea, al entonces presidente de los Estados Unidos.
Pa vergüenzas no ganamos ¿No cree?
Comentarios a: vivirenelgolfo@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: