Fin de la era Merkel: entrega Alemania a la socialdemocracia, desde el ecologismo

+1

Hoy, sábado 25 de septiembre de 2021, es el último día de cancillería de Angela Merkel. Independientemente de cómo pasen las elecciones generales de mañana, la canciller, habiendo llegado al final de su cuarto mandato consecutivo, ya ha anunciado (desde hace años) su retirada.
Fue la cancillería más larga en la historia republicana alemana, más larga que Kohl, incluso más larga que Adenauer.
Llegó a la cabeza de la CDU (los demócratas cristianos alemanes) en 2000, luego se convirtió en canciller en 2005, lideró, primero, la gran coalición con los socialdemócratas, luego las coaliciones de centro-derecha junto con los liberales, finalmente una coalición multicolor Gobierno con función “Anti-populista”.
Por eso también es difícil establecer un equilibrio homogéneo de su larguísimo período de gobierno.
Merkel es difícil de entender incluso en su origen. Nacida en Hamburgo, Alemania Occidental, nada más nacer se trasladó con su padre (pastor luterano) a la Alemania Comunista del Este, donde completó todos sus estudios, hasta la licenciatura en Física y donde dio los primeros pasos en política.
¿Ha sido comunista alguna vez? Probablemente sí, teniendo en cuenta que, de niña, no solo se unió a la Juventud Libre Alemana, sino que también se convirtió en administradora de distrito y secretaria de la sección de propaganda.
Su compromiso político, sin embargo, comenzó inmediatamente en las filas de los demócratas cristianos, cuando volvieron a ser legales también en Oriente. Prestó su rostro a la reunificación, convirtiéndose en portavoz del gobierno de Lothar De Maizière, en 1990, el último de la RDA, tras la caída del Muro.
Es difícil reconstruir los dieciséis años de los cuatro gobiernos de Merkel, porque los agravios pesan sobre ellos de la Europa mediterránea.
Grecia, desde 2014, ve a Alemania como la nación que la ocupó en la Segunda Guerra Mundial y la aplastó con la crisis económica. Neto de la propaganda nacionalista y comunista, hay que decir que el principal culpable de la crisis griega es la propia clase política griega (cuentas públicas saltadas por exceso de gasto público), mientras que es gracias a Alemania que el país mediterráneo ha podido para recuperarse lentamente en la pista, evitando el defecto.
Pero la terapia de choque utilizada para salir de la crisis, deseada sobre todo por Alemania y los países acreedores del centro y norte de Europa, en Grecia nunca se olvidará: recortes de gastos, reducción de pensiones, impuestos subidos, activos e infraestructuras vendidos.
Merkel tampoco es del agrado del centro-derecha italiano. La imagen que más ha quedado impresionada es la del G20 en Cannes en 2011, con su intercambio de sonrisas de acuerdo con el entonces presidente francés Sarkozy, como respuesta a la pregunta de si el gobierno de Berlusconi, en medio de la crisis generalizada, podría haber mantenido sus compromisos.
Todavía no está claro qué papel jugaron Merkel y Sarkozy en la voladura del gobierno de Berlusconi en 2011, solo un mes después de esa cumbre. La presión sobre Italia fue, de hecho, según fuentes estadounidenses (el exsecretario del Tesoro, Geithner): la presión económica en forma de uno u otro, o Berlusconi desaparecería, o probablemente él no lo habría hecho. Ninguna ayuda internacional. Cuando Monti sustituyó a Berlusconi, la ayuda llegó inmediatamente del BCE, el Banco Central Europeo (entonces gobernado por Mario Draghi).
Merkel no es vista con simpatía ni siquiera desde el Este de la Unión Europea, que también depende de Alemania para inversiones y ayudas económicas. Pero la aversión de la canciller demócrata cristiana alemana hacia sus homólogos católicos en Polonia y Hungría, es bien conocida. El PiS, el partido conservador polaco, no forma parte del Eurogrupo de los Popolari, pero Orban sí lo es y es sobre todo gracias a la presión alemana que fue expulsado de él, en un rumbo de colisión por todo.
Los países bálticos y Polonia ciertamente no agradecen a Merkel por haber aprobado y completado el proyecto (nacido socialdemócrata) del North Stream, con su duplicación: el gasoducto que conecta directamente a Rusia y Alemania, pasando por el fondo del Báltico, pasa por alto por completo a los miembros orientales de la UE, entregándolos a la irrelevancia estratégica.
La canciller, por este motivo y por su creciente entendimiento con China (es bajo Merkel que Alemania se ha convertido en la terminal de la ruta terrestre de la nueva Ruta de la Seda), también ha distanciado mucho a Alemania de Estados Unidos. La falta de acuerdo con Obama de 2008 a 2016 y luego sobre todo la abierta hostilidad hacia Trump, en los últimos cuatro años, han sumado causas personales a la helada entre los dos aliados occidentales.
Los alemanes ciertamente califican mejor a su canciller cuatro veces, como muestran las elecciones. Bajo su liderazgo, demostró su estabilidad incluso durante la Gran Recesión de 2008 y realmente convirtió a Alemania en la nueva locomotora de Europa, superando por completo las dificultades de la reunificación y las reformas del mercado laboral.
Pero en todos los campos que no son estrictamente económicos, Merkel ha acabado decepcionando a todo el mundo y especialmente a su propio electorado cristiano y conservador. Sin esperar el crecimiento del consenso de los Verdes, decretó el fin de la energía electronuclear alemana. Si en 2000 las centrales nucleares producían un tercio de la electricidad, hoy producen un décimo y para fines del próximo año podrían desaparecer por completo. La causa inmediata es el pánico tras el terremoto de 2011 en Japón y el posterior accidente de Fukushima.
Incluso en materia de inmigración, el líder conservador ha sido el campeón de la visión acogedora de la izquierda. Su decisión de 2015 de abrir las puertas a los emigrantes en la ruta de los Balcanes sigue siendo famosa y da la bienvenida a los sirios que huyen de la guerra civil y del ISIS. Sin embargo, después de seis meses, tuvo que cerrar las fronteras y fue sobre todo su gobierno el que promovió el acuerdo de la UE con la Turquía de Erdogan: mantener a los emigrantes en lugar de una financiación generosa.
La política de acogida coincidió (¿sólo por casualidad?) con el peor período de atentados en Alemania. Nunca han sido descritos como “islámicos”, ni por las autoridades ni por los medios de comunicación alemanes, pero en retrospectiva, todos fueron cometidos por atacantes musulmanes radicalizados.
También es increíble la ausencia del líder demócrata cristiano más duradero en todos los temas cristianos. Sobre el aborto, en 2019, promovió un compromiso: por voluntad de su gobierno, se eludió la ley que prohibía a los médicos anunciar servicios de aborto (permaneciendo en el código penal). Ahora pueden decir y escribir abiertamente. A cambio, las compañías de seguros pueden cubrir los costos de anticonceptivos solo para los clientes después de los 22 años, ya no a los 20.
Sobre el matrimonio homosexual, después de una larga oposición, Merkel se rindió en 2017, dejando a sus diputados libres para votar y permitiendo que la ley fuera aprobada. Dice que cambió de opinión después de conocer a una mujer lesbiana con 8 hijos adoptados. De acuerdo con la nueva ley alemana, de hecho, las parejas homosexuales también tienen plenos derechos de adopción.
La ley de eutanasia aún no se ha aprobado, pero con el próximo gobierno podría aprobarse. Los tiempos están “maduros”, por lo tanto, también para el suicidio asistido. Lo que faltaba era la batalla de ideas. Hasta el punto de que, a la derecha de la CDU, la AfD se ha consolidado (especialmente en Oriente), con un programa de vida y familia que retoma lo que ahora han abandonado los demócratas cristianos.
Si el resultado de las elecciones de mañana es, como se esperaba, una afirmación nacional de los Verdes, no habrá nada de qué sorprenderse. Merkel ha llevado las posiciones de los demócratas cristianos tanto a la izquierda que, como siempre, los votantes acaban prefiriendo el original a la copia. La matriz de izquierda original, en 2021, ya no es el socialismo, ni el comunismo, sino el ecologismo.

25 de septiembre de 2021.
ROMA, Italia.
lanuovabq.

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: