Lourdes Mendoza y Lozoya

Según el presidente, “su fuerte no es la venganza”, sin embargo, en los hechos se trata de otra gran mentira pues todas las mañanas arremete en contra de quienes piensan diferente y pone el
ejemplo para que sus miles de incondicionales, a los que les pide “lealtad ciega”, se arrojen en contra de los señalados.
El último caso, hasta esta mañana, es la periodista Lourdes Mendoza que publicó en Twitter las fotos del señor Lozoya cenando en un lujoso restaurante de la ciudad de México y que goza de la
protección de la Fiscalía General a pesar de estar “arraigado” por supuestos sobornos millonarios.
Las críticas en contra de la periodista no se hicieron esperar y desde el poder se inició un ataque en redes sociales en contra suya.
El hecho de que los colaboradores de la 4T sean exonerados y sus críticos perseguidos al grado de
llamarles “traidores” a quienes no están de acuerdo con la contra-reforma energética, está
sobradamente documentado y ejemplificado: Están los casos de Ricardo Anaya, Rosario Robles y aquí en Veracruz de Rogelio Franco entre muchos otros.
Anaya en una serie de 5 videos demostró que es un perseguido político y por ello se refugió en otro país. El presidente lo quiere en la cárcel y están fabricando infamias para someterlo. Sin
embargo, como ya ocurrió con la falsa acusación durante la campaña respecto de “la compra de una bodega” a todas luces es absurdo que sean reales las acusaciones en su contra por haber votado a favor de la reforma energética. Una función fundamental de un legislador es apoyar el programa y la plataforma de su partido para que se conviertan en leyes e instituciones. López no le
perdona que desde los debates, lo haya exhibido como una “persona con ideas viejas” que no entiende el mundo actual.
Rosario Robles, pese a ganar varios amparos, sigue encarcelada por haberse presentado a declarar y haber mostrado una “supuesta licencia falsa”. No debemos olvidar que fue compañera de López en el PRD. A ella no le perdona haber sido colaboradora del sexenio pasado y no de Morena.
Quizás esta sea una de las principales causas de su ensañamiento en su contra.
Rogelio Franco está en la cárcel por “ultrajes a la autoridad” cuando menos ese fue el pretexto para detenerlo. Se trata de un militante del PRD que no sucumbió ante el “canto de las sirenas” y
permaneció firme en su partido político. Él, como muchos otros social-demócratas reformistas, (Roger Bartra así define a quienes son integrantes de la izquierda moderada) se alió con el PAN para hacer gobierno en Veracruz . Ahora “su pecado” lo purga en la cárcel y pese a ser diputado electo no ha salido.
En cambio, delincuentes, políticos corruptos y personas de dudosa reputación, no solo tienen cabida en el gobierno de morena sino que hasta son protegidos de múltiples formas desde las órdenes de impartir “abrazos y no balazos” hasta gozar de las “facilidades” que otorga la fiscalía para ir a cenar platillos más “exóticos” que en sus discursos repudia el presidente de México.
Una de las principales obligaciones de un periodista y de un ciudadano es apoyar lo que cree que realiza un gobierno correctamente y denunciar lo que considera es una equivocación. La libertad
es una condición fundamental en una auténtica democracia.

Twittwer @basiliodelavege

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.