¿Todavía necesitamos limpiar los paquetes y lavarnos las manos compulsivamente?

¿Debemos cargar todavía con desinfectante de manos para usar cada vez que toquemos el pomo de una puerta o cualquier cosa en un lugar público?
Al principio de la pandemia, preocupaba mucho contraer covid-19 al tocar superficies de la vida cotidiana: el poste de un vagón del metro, el pomo de una puerta, un paquete de Amazon o el bolígrafo que se usa para firmar un recibo.
Desde entonces, la ciencia ha demostrado que el virus que causa el covid se propaga principalmente a través de partículas en el aire emitidas por personas contagiadas que estén en cercanía.
Es por eso que medidas como el uso de tapabocas y el distanciamiento social (además de las vacunas) son clave para controlar la pandemia. “El riesgo de contraer covid-19 por tocar superficies comunitarias de alto contacto es esencialmente insignificante”, dice Emanuel Goldman, microbiólogo de la Universidad de Rutgers.
Goldman dice que, si bien los estudios han demostrado que se puede encontrar algo de material genético viral en las superficies, generalmente está en un estado degradado que no puede causar una infección.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos estiman que la probabilidad de contraer covid-19 de una superficie es inferior a 1 en 10.000.
“Esta es una estimación muy conservadora”, dice Goldman. “En mi opinión, las posibilidades son mucho menores que eso”.
Linsey Marr, experta en transmisión aérea en Virginia Tech, dice que usar tapabocas en interiores es mucho más importante. Evidencia reciente sugiere que los tapabocas de alto rendimiento como los N95 o K95 son mejores para prevenir la propagación del virus.

TEATRO DE LA HIGIENE

Entonces, ¿por qué las aerolíneas, los restaurantes, las autoridades de tránsito y las empresas se jactan de la frecuencia con la que desinfectan sus superficies? Podemos atribuirlo a un poco de teatro de la higiene, destinado quizás más a la tranquilidad que a cualquier efecto preventivo real. Dicho esto, nunca es mala idea lavarse las manos.
“Si ha estado en público y ha tocado muchas superficies, como cuando viaja en transporte público o usa el baño, entonces es una buena idea lavarse las manos… lo cual debe hacer de todos modos después de usar el baño”, dice Marr.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.