Vivir en el golfo | El juramento de Hipócrates

0

Multicitado y reconocido ampliamente por la sociedad, el doctor Lorenzo Castañeda Pacheco tiene en su más reciente historial el haber recuperado a más de 2 mil pacientes de Covid-19.
Hoy se encuentra internado convaleciendo por el mismo mal contra el que tanto ha luchado.
Quienes lo conocen saben de su sencillez y pasión por ayudar al prójimo, es decir, ha dedicado su talento y profesionalismo al servicio de los demás.
Pero no solo por los que menos tienen, también hay una larga lista de acaudalados que atraídos por el éxito de Castañeda en el manejo de pacientes con Covid, han decidido no arriesgar y consultar al que tantos buenos resultados ha dado.
El juramento de Hipócrates, al que se comprometen todos los que reciben título de médicos, al culminar la carrera de medicina dice así:
“Dirigiré el régimen de los enfermos en provecho de ellos, según mis fuerzas y mi juicio, y me abstendré de todo mal y de toda injusticia.
No entregaré veneno a nadie, si me lo piden, ni tomaré la iniciativa de tal sugestión, tampoco entregaré a ninguna mujer un pesario abortivo.
Pasaré mi vida y ejercitaré mi arte en la inocencia y la pureza.
No operaré del mal de piedra.
En cualquier casa que entre, iré para la utilidad de los enfermos, guardándome de toda mala acción voluntaria y de corrupción, y sobre todo de la seducción de mujeres y de muchachos, libres o esclavos.
De todo aquello que vea y oiga en la sociedad durante el ejercicio de mi profesión, e incluso fuera de ella, callaré lo que no necesita ser nunca divulgado, considerando la discreción como un deber en semejante caso.
Si cumplo este juramento sin infringirlo, seré honrado siempre por los hombres; si lo violo y soy perjuro, que mi suerte sea la contraria”.
A diferencia de muchos que lucran insaciablemente con el dolor ajeno, el doctor Lorenzo Castañeda hace cabal cumplimiento al juramento hipocrático.
Y no solo eso, las múltiples consultas que ha dado durante los más de 18 meses de pandemia lo ha hecho vía telefónica, desde la cual ha dado seguimiento puntual y desinteresadamente a sus pacientes, algunos de ellos han requerido de su presencia en casa.
Nunca nadie que lo haya necesitado le ha escuchado hablar del cobro de la consulta, sea rico o pobre, ha tenido garantizado el servicio con puntualidad y humanismo, especializándose con éxito en la enfermedad de moda.
Hoy Lorenzo Castañeda Pacheco está en cama pues dio positivo a covid-19, su situación no es boyante, pues ha dedicado su vida a la medicina, no a enriquecerse.
La enfermedad no tiene palabra de honor, no distingue del rico o del pobre, no respeta a la gente buena, no son pocos los casos de gente de bien que ha sido afectada por el virus.
Por eso hoy el doctor Lorenzo Castañeda Pacheco requiere de la ayuda de quienes lo conocen y saben de su trayectoria.
Pero él no la va a pedir porque es un hombre digno, de valores, por nada del mundo dejaría caer la imagen de servidor de la humanidad que construyó sin proponérselo.
Tampoco nadie debe esperar el llamado ni la petición; “nobleza obliga” y la gente de bien habrá de reconocerlo y actuar en consecuencia.
Eso esperamos ¿No?
LOS DATOS DEL DOCTOR CASTAÑEDA:
Banco HSBC número de tarjeta 4213 1693 0790 3938. A nombre de Lorenzo Castañeda Pacheco.
Cualquier cantidad es buena en momentos difíciles.
Perdón doc, no había de otra, pero juro que no lo volveré a hacer.
Comentarios a: rodolfoherreras@hotmail.com

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: