Contra las OSCs

0

El gobierno federal, en su esfuerzo de restaurar el autoritarismo del siglo pasado, no conforme con implantar un retro-populismo y proponer la estatización de la generación de energías, ahora propone destruir el financiamiento de las organizaciones de la sociedad civil con fines humanitarios.
La propuesta de la 4T de hacer reformas a la ley del Impuesto Sobre la Renta en materia de deducibilidad de impuestos despoja a las OSC´s de recursos que son fundamentales para actividades educativas, casas hogares, la atención de niños y mujeres con cáncer, personas con discapacidad e infantes con quemaduras o autismo, servicios médicos, etc.
La intención del gobierno de López es quitarles, en 2022, ingresos por 8 mil millones de pesos que podrían recibir de donativos para usarlos en sus programas y proyectos.
Muchas personas físicas y morales aportan donativos a Asociaciones Civiles porque tienen la confianza del buen uso de esos recursos. Estas organizaciones deben estar legalmente constituidas y estar al corriente de sus obligaciones fiscales para expedir recibos deducibles de impuestos. Con esos recursos se ayuda a miles de personas necesitadas de servicios y bienes, que el gobierno es incapaz de ofrecerles.
En la medida en que más ciudadanos se organizan para ayudar al prójimo, crece la solidaridad y se resuelven problemas sociales. Los países con mayor desarrollo democrático y humano tienen porcentajes altos de personas organizadas en asociaciones civiles, en cambio, las sociedades más cerradas y pobres cuentan con muy pocas.
En el 2014, México contaba con más de 27 mil organizaciones civiles, en contraste, en los Estados Unidos ya se superan las 700 mil. Una de las principales ventajas de los países abiertos que promueven las organizaciones de ciudadanos es que se aprovecha la iniciativa, la creatividad y la libertad de las personas.
Si el gobierno desalienta la solidaridad y la participación social en la solución de problemas sociales, ambientales, humanitarios y de impacto en la vida de personas y hasta de animales, entre muchas otras causas, acabará destruyendo todo con su obesa e ineficiente burocracia. El voluntariado social es una riqueza que un gobierno inteligente aprecia.
Twitter: @basiliodelavega

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: