Sean Connery y el affaire secreto con una chica Bond

0

Recientemente Lana Wood, la hermana de Natalie Wood, ha publicado sus memorias las cuales han dado respuesta a los rumores de una presunta violación de Kirk Douglas a la actriz fallecida en 1981.
En Little Sister: My Investigation Into the Mysterious Death of Natalie Wood, la californiana confirmaba la historia poniendo de relieve el enésimo ejemplo de por qué el público no debe idealizar el Hollywood clásico.
Y apenas unos días después de aclarar esta agresión sexual que presuntamente ocurrió en 1955, el nombre de la hermana de Natalie Wood ha vuelto a la palestra. Y es que esta actriz, que debutó en el western Centauros del desierto de John Ford, ha revelado su affaire secreto con Sean Connery durante su paso como chica Bond.
Sean Connery falleció el pasado 31 de octubre a los 90 años a causa de un infarto agudo de miocardio, pero su nombre ha vuelto a convertirse en tendencia después de que Lana Wood haya compartido a Fox News que mantuvo un ardiente romance con él cuando encarnó el papel de Plenty O’Toole en el rodaje de la película Diamantes para la eternidad, la última del actor como 007.
La hermana menor de Natalie Wood consiguió este codiciado papel en 1971, año al que precisamente hay que remontarse para descubrir su romance con la estrella escocesa, quien estaba en proceso de separación de su primera esposa, Diane Cilento. La actriz de 75 años ha explicado que “conocía a Sean. Le había conocido hace años. Mi novio de entonces era Jerome Hellman, que era amigo de Sean. Nos invitaron a cenar a su casa y lo recuerdo divertido”.
Asimismo Lana Wood apunta que la estrella de Hollywood “era muy magnético, era muy carismático y pasamos una velada estupenda. Me sentí muy cómoda con él. Me sentía completamente a gusto. Así que cuando vi a Sean caminando por el vestíbulo el primer día en el plató, me encantó. Yo era un manojo de nervios, así que sentí que al menos tenía un amigo”.
La chica Bond ha subrayado que su romance con Sean Connery fue apasionado, pero breve puesto que ella misma puso fin a sus encuentros porque tenía una relación con el compositor Leslie Bricusse.
“Leslie había vuelto a Londres. Y sentí que tenía que decirle a Sean que esta relación no iba a continuar porque yo estaba muy enamorada de Leslie Bricusse. Sean me parecía absolutamente maravilloso, pero no podía seguir viéndolo” añade.
La veterana actriz justifica que sentía la urgente necesidad de ser clara y decirle que el romance debía llegar a su fin. “Y cuando se lo dije, me dijo: ‘Lo entiendo perfectamente’. Y eso fue todo. Estábamos en el pasillo que lleva al casino preparándonos para el rodaje. Y me alejé. Terminé la toma y volví a peinarme y maquillarme”.
Durante el rodaje de la sexta película de Connery como el agente 007, él habría tenido poco más de 40 años, y ella unos 25. Y si bien Lana ya había contraído matrimonio en tres ocasiones (su primera boda tuvo lugar a los 16 años), su romanticismo juvenil le hizo sentir la necesidad de ser clara con el actor, aunque más tarde se dio cuenta que quizás no era para tanto.


Ahora asegura que se arrepiente de darle tantas explicaciones puesto que su affaire no tenía viso de mantenerse en el futuro: “Solo necesitaba que lo supiera. Y muchos años después, de repente, me di cuenta. Probablemente pensó: ‘¡Qué chica tan tonta! Por supuesto, no íbamos a tener una relación’. Sólo pensé que era gracioso que tuviera que decirle algo. Pero tenía que ser sincera con él”.
Lo cierto es que por aquellos años Lana Wood llevaba en la industria desde que era una niña, pero a la sombra de su hermana Natalie, apareciendo en sus películas con papeles menores. Fue recién en los años 60 que comenzó a destacar por su cuenta, sobre todo por la serie de televisión Peyton Place y por aparecer en la revista Playboy de 1971 durante la promoción de Diamantes para la eternidad. Sin embargo, al igual que otras chicas Bond de la saga, Lana tuvo pocas secuencias en la película, dejando huella por una escena vistiendo tan solo ropa interior transparente.
De todos modos, según recoge la publicación británica Express, fue Sean Connery quien se acercó a ella. “Nunca fui tan atrevida. Salimos a cenar, luego nos reunimos con algunos de sus amigos, luego fuimos a dar un paseo, y ya sabes”, reconoció la actriz en la otra entrevista entrevista a la vez que puntualizaba que “en realidad, empezamos a tener un romance antes de que empezara el rodaje, pero lo mantuvimos en secreto”.
En este contexto, la intérprete incidía en el hecho de que se trataba de un affaire clandestino por lo que ambos debían disimular sus sentimientos de cara a la galería: “Recuerdo que me daba mucha vergüenza cuando teníamos que hacer las escenas de amor, porque intentábamos que la gente no lo supiera. Quieres ser una buena actriz, pero que no parezca demasiado convincente”.
Asimismo apuntó que su compañero de rodaje “era la combinación de un tipo duro y rudo y un encantador, un mujeriego”, confirmando así la imagen de ese Sean Connery que también habría conquistado a Brigitte Bardot, Ursulla Andress o Raquel Welch.

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: