Torre Centro violentó la normativa; su continuidad la definirá un juez: SEDEMA

Será un juez federal quien determine si se permite la conclusión de la construcción de la Torre Centro en Veracruz puerto, pues no cuenta con los lineamientos ni permisos correspondientes, dijo el secretario de Medio Ambiente en Veracruz, Juan Carlos Contreras Bautista.

Recordó que el 19 de agosto se suspendió la obra, pues violaba la normatividad en materia de medio ambiente, por lo que se inició el litigio.

Al comparecer en el Congreso del Estado expresó que el juez que analizará el caso es familiar de uno de los constructores de la Torre Centro, lo que implica un evidente conflicto de interés.

“Se clausuró la obra el día 19 de agosto del año en curso, en particular el dueño de la obra presentó un amparo en contra de esta secretaría y en contra de la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente, reclamando entre otros actos la clausura de la obra”, indicó.

Expuso que en materia de Protección Civil y de Medio Ambiente no se tienen ni los procesos ni los permisos correspondientes para la infraestructura de dicha construcción.

“Se hizo un estudio de la infraestructura de acuerdo con las medidas de medio ambiente y el mismo no cumplía con los requisitos de validez y el administrativo debe de rescindir, por lo que se revocó todo y se canceló la obra”, precisó.

Contreras Bautista mencionó que momento se violentaron las leyes ambientales pues causaron daños ecológicos y en materia de protección civil.

Por ello se decidió colocar los sellos para suspender la obra pública, esto, hasta que el juez determiné si la construcción continúa.

El titular de la Sedema explicó también que debido a su parentesco con los encargados de la construcción de la Torre Centro en el puerto de Veracruz, el juez federal Mario De la Medina Soto favoreció la construcción de este proyecto sin importar que incumple con la normativa, incurriendo en un evidente conflicto de intereses.

Criticó que el juez federal que otorgó la suspensión se encontraba impedido para conocer del asunto, debido a la línea de parentesco que lo une al quejoso, de quien además adquirió el inmueble.

“Es importante aclarar que el juez que determinó amparar dicha construcción era el tío del interesado”, añadió.

Añadió que dicho proyecto también fue señalado por un particular que colinda con la obra, quien por su parte promovió un juicio contencioso administrativo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.