Al Estilo Mathey | Reconoce la SEV a sus trabajadores

Buen día apreciado lector:

Tiempos de reflexiones, de hacer el balance de nuestras acciones en todos los ámbitos.

Aun impresionados por aquel maremágnum de votos en favor de un candidato que ya con tres años de ejercicio como Presidente de la República, nos sigue desconcertando a los que votaron por él y a los que no.

Qué diera el pueblo mexicano por un Presidente verdaderamente Jefe del Ejecutivo, de gobernadores responsables, serios, respetables y respetados, que en verdad cumplieran su responsabilidad de autoridades, que supieran y entendieran lo que mandan las leyes y un poquito de voluntad de servicio, de sensibilidad y escucharan a la población.

Pero por supuesto en el gobierno de Vladiviostok, como decían mis queridos y respetables cuates Garcimarrero que les contaba su tía, se va a acabar el tiempo y ni pa´ cuando veamos la luz al final del túnel.

Pero ya entramos al tiempo de las Posadas, pues entremosle al desmoder y a la pachanga y todos a sacar la rama, a pedir posada, a romper la piñata y como decían Los Flamers, “andale negro no te dilates, con la canasta de los cacahuates; entre confites y canelones, pa´ los muchachos que son muy tragones…

Por cierto muy animado se encuentra el personal administrativo y de apoyo de la SEV por los convivios que de alguna manera constituyen un reconocimiento a su entrega y responsabilidad para sacar adelante a la institución, una de las más complicadas del gobierno estatal que afortunadamente la han sabido conducir todos sus directivos en unión y en equipo.

Hoy miércoles y mañana, a punto de salir en merecidas vacaciones en las instalaciones del estacionamiento de la mencionada secretaría, ayer se trabajaba a marchas forzadas para hacer el festejo navideño y de paso ahorrar una buena lana en gastos de instalaciones ajenas.

Y es muy merecido el convivio porque todo el personal ajeno a grupos políticos está integrado por trabajadores que han entregado los mejores años de su vida a la Secretaría de Educación; adultos en su inmensa mayoría, padres y madres de familia, madres solteras y personas de la tercera edad que depositan su esfuerzo y vocación de servicio para llevar el pan al hogar, pero también en aras de la educación, de la niñez y la juventud veracruzana.

Honrosamente empleados de horarios tempraneros que ni el frío, la lluvia o el insoportable tráfico vehicular, aunado a la persecución de las grúas que inexplicablemente permite el Gobierno del estado para quitarles sus vehículos y asaltarles sus limitados ingresos les impide llegar puntualmente a sus labores, su vocación de servicio siempre está presente en el quehacer que desarrollan.

En fin, este evento es una señal de tributo un acto de justicia, para quienes constituyen los pilares de servicio y atención para todos aquellos Maestros y Maestras que diariamente asisten esta institución a tratar de arreglar asuntos de competencia educativa o a nivel personal. Muchas felicidades a todos y cada uno de estos servidores públicos, que desde muy temprano y de manera callada comienzan su digna y ejemplar actividad.

Tenga el lector paz y armonía en su hogar. Cuide su salud, el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@gmail.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.