La ronda de comodines de la NFL revive rivalidades añejas

Los playoffs de la NFL comienzan este fin de semana con siete conjuntos que han levantado al menos un Lombardi desde 1999, siete equipos que no estuvieron invitados la campaña anterior y un solo objetivo: llegar con vida a Los Angeles el segundo domingo de febrero.
¿Rivalidades añejas? Desde luego. La semana de comodines incluye dos duelos entre equipos de la misma división. Los Patriots y los Bills disputarán el sábado por la noche en condiciones gélidas y prácticamente inhumanas su tercer enfrentamiento de la campaña luego de dividir sus dos duelos de temporada regular.
El lunes, los Rams y los Cardinals, rivales del Oeste de la NFC, también buscarán saldar cuentas después de que cada equipo ganó en casa ajena durante la temporada, cuando Arizona derrotó a Los Angeles por primera vez en los últimos nueve enfrentamientos.
También hay nuevas ediciones de rivalidades históricas, como el encuentro del domingo entre los Cowboys y los 49ers, que se verán las caras por octava ocasión en playoffs, y la primera desde que San Francisco derrotó a Dallas en la Final de Conferencia en enero de 1995.
Los Raiders, el único equipo que llega a los playoffs con un head coach interino, Rich Bisaccia, no se miden a los Bengals en playoffs desde 1991, un juego recordado por la lesión de cadera del running back Bo Jackson. Su choque en campaña regular se saldó con victoria de Cincinnati 32-13 en la semana 11.
En el encuentro del domingo por la noche, Patrick Mahomes buscará iniciar el camino hacia su tercer Super Bowl consecutivo ante unos Steelers a los que ya vapuleó 36-10 el 26 de diciembre. Desde 2019, Mahomes tiene récord de 18-1 en partidos jugados en diciembre y enero. Pittsburgh, que entró en los playoffs gracias a la sorpresiva derrota de Indianápolis en Jacksonville y a un gol de campo de los Raiders en el último segundo de la campaña regular, parte desfavorecido en las apuestas por 12,5 puntos.
No es un panorama halagador para el que bien podría ser el último partido de Roethlisberger como profesional. Él lo sabe, y parece estar en paz con eso.
«Probablemente no somos un muy buen equipo de fútbol (americano)», declaró el veterano. «De los 14 equipos que entramos, posiblemente seamos el número 14».
Jugar sin presión ayudará y Pittsburgh necesita toda la ayuda que pueda recibir. Después de todo, la próxima semana solo quedarán ocho equipos con vida.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.