SENTIDO COMÚN | Banamex al mejor postor

El Banco Nacional de México fue fundado en 1884, hace 138 años y fue por mucho tiempo la institución bancaria más grande del país. Por muchos años desde 1920 los principales accionistas fueron la familia Legorreta hasta que el gobierno del presidente José López Portillo nacionalizó la banca en 1982 o mejor dicho expropió la banca que pasó a formar parte del gobierno mexicano, aun cuando después en 1990 el presidente Carlos Salinas de Gortari vuelve a privatizar los bancos debido a la baja productividad registrada.
Históricamente Banamex siempre fue pionero en la modernización de los servicios bancarios hasta antes de la expropiación y se distinguió por conservar un gran acervo cultural en inmuebles y obras de arte. Tan es así que desde que se fundó el banco se estableció en un edificio virreinal que está en la esquina de Isabel la Católica y Venustiano Carranza en el centro histórico de la Ciudad de México.
Fue en 2001 cuando Citigroup adquirió el Grupo Financiero Banamex-Accival, para fusionarse después con Grupo Financiero Citibank, Afore Banamex y Seguros Banamex, por lo que en 2016 se convertiría en Citibanamex, con lo que se relanzó este banco con nuevas sucursales, cambio de imagen y nuevo sistema de cajeros automáticos para mejorar los servicios al cliente.
Citibanamex siempre se ha considerado entre los 3 principales bancos de México y quizá el más sólido de todos, por lo que el anuncio publicado el pasado 11 de enero sobre la puesta en venta de la marca Banamex, movió los mercados y puso a pensar al mundo financiero y a los analistas que aún buscan una respuesta para entender la razón que llevó a Citigroup a tomar esta decisión.
La venta incluirá no nada más el nombre del banco, sino también las sucursales, los cajeros automáticos y el acervo cultural propiedad de Banco Nacional de México, además de las afores, casas de bolsa, negocios minoristas, carteras de crédito, tarjetas de crédito y créditos a las Pymes, quedándose Citigroup únicamente con lo que se conoce como banca patrimonial. Se venderá todo el banco, la venta no será por partes.
Aun cuando Citigroup justifica su venta aduciendo que se concentrará en el mercado de Estados Unidos, se despertaron suspicacias sobre las razones ocultas que orillaron al grupo financiero a tomar esta drástica decisión.


LAS REACCIONES
Las reacciones no se han dejado esperar, pues van desde los especialistas en fraudes que aprovechando la desinformación han intentado defraudar a los inversionistas o cuentahabientes temerosos, tratando a través de correos electrónicos de sorprender a los clientes para robarles información con el pretexto de verificar sus datos con una amenaza de cancelación de su cuenta en caso de no hacer caso a este aviso en 24 horas. Por supuesto no es del banco sino de una red de defraudadores que siempre los hay. Por lo que lo recomendable es no dar ni claves, ni contraseñas y mucho menos el NIP a nadie.
La otra reacción es de las agencias calificadoras como Fitch y Moody’s, que, al enterarse de la puesta en venta del banco, colocaron a la baja las calificaciones de Citibanamex, toda vez que vislumbran un posible debilitamiento al venderse los negocios; sin embargo, estas agencias esperarán a que se publique la información sobre el proceso de compraventa, inclusive la solvencia del posible comprador para emitir un dictamen.
Luego de que el presidente de México invitara a banqueros mexicanos como Carlos Slim y Carlos Hank a participar en la compra de Banamex, esta semana declaró que no pondrá muchos obstáculos a la venta de este banco, prevaleciendo el estado de derecho, para darle mayor confianza a los inversionistas.
El presidente ha insistido que “ojalá se mexicanice y participen banqueros y empresarios mexicanos”. De modo que Banamex está en venta al mejor postor.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.