Rusia inicia maniobras en el Báltico y la OTAN refuerza su despliegue en Europa del Este

La Armada rusa inició ejercicios militares este 24 de enero en el mar Báltico en medio de las preocupaciones de Occidente por una posible invasión a Ucrania. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anunció que refuerza su presencia militar en Europa del Este y la alarma aumenta con informes de que Estados Unidos podría enviar tropas adicionales a la región.
Los nuevos movimientos militares en el mar Báltico y Europa del Este alcanzan el punto de más alta tensión entre Rusia y Occidente en los últimos tiempos.
Embarcaciones de la Armada rusa partieron hacia el litoral ubicado al norte del Viejo Continente para emprender maniobras antisubmarinas y de defensa antiaérea. Para ello, los navíos están divididos en varios grupos tácticos, indican las agencias estatales de noticias rusas.
«Veinte buques de guerra, lanchas y embarcaciones de apoyo de la Flota del Báltico zarparon de sus bases permanentes e ingresaron en las áreas designadas del Mar Báltico para realizar diversas tareas como parte del entrenamiento», señaló Interfax.
El Báltico bordea a Suecia, Finlandia, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca.
Estas operaciones coinciden con el despliegue militar del Kremlin a lo largo de sus fronteras en el noreste, este y sur de Ucrania, que en el último año ha sido exponencial. Washington y Bruselas lo han calificado de “preocupantes” intenciones de Moscú de invadir a su país vecino y exaliado en la desaparecida Unión Soviética.
Pese a estas acciones, las autoridades rusas rechazan las acusaciones de una probable invasión y señalan a Occidente como el responsable de aumentar las tensiones.
Sin embargo, Moscú ha advertido que «respondería adecuadamente» si EE. UU. aumenta el número de tropas en Europa del Este, luego de que el ‘New York Times’ informara que la Casa Blanca considera el envío de 5.000 tropas al mar Báltico y el este de Europa.
Entretanto, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, pidió unidad a la Unión Europea para proteger a su país de Moscú.
Los movimientos militares de la OTAN y EE. UU.
La Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con tropas de 29 países, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea, fortalece sus posiciones en Europa del Este.
Así lo confirmó este lunes 24 de enero, el secretario general de la organización militar Jens Stoltenberg, quien aseguró que el organismo ha puesto sus fuerzas en estado de alerta y reforzado su presencia en la zona con más barcos y aviones de combate.
La OTAN «continuará tomando todas las medidas necesarias para proteger y defender a todos los aliados, incluso reforzando la parte oriental de la alianza», sostuvo Stoltenberg.
Estos recientes pasos son una nueva señal de que Occidente se prepara para un eventual ataque ruso sobre suelo ucraniano. En las zonas limítrofes, las fuerzas de Vladimir Putin han desplegado más de 100.000 tropas, según las estimaciones de Kiev.
Pero Moscú ahora cita la respuesta occidental como evidencia para respaldar su narrativa de que Rusia es el objetivo, no el instigador, de una agresión. Asimismo, acusa a Reino Unido, Estados Unidos y a los países miembros de la UE de «histeria» y de publicar información «mezclada con mentiras».
«En cuanto a acciones específicas, vemos declaraciones de la Alianza del Atlántico Norte sobre refuerzos, fuerzas de atracción y recursos hacia el costado oriental. Todo esto lleva al hecho de que las tensiones están aumentando (…) Esto no está sucediendo por lo que nosotros, Rusia, estamos haciendo. Todo esto está sucediendo por lo que están haciendo la OTAN y Estados Unidos y debido a la información que están difundiendo”, aseveró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.
Pero Bruselas no ha sido disuadida por la retórica rusa y en las últimas horas el Alto Representante de Exteriores de la UE, Josep Borrell, afirmó que el bloque de 27 países está preparado para defenderse, incluyendo posibles ciberataques rusos.
«Estaremos listos para responder. También buscamos ayudar a Ucrania con las amenazas cibernéticas e híbridas», dijo tras concluir una reunión con los cancilleres de la UE.
Asimismo, la Comisión Europea anunció que destinará 1.200 millones de euros a Kiev para ayudar a la nación a afrontar las necesidades que provienen del conflicto con Rusia.
Ucrania “es un país soberano que toma sus propias decisiones” y Bruselas lo respalda, enfatizó la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen.
Las principales demandas en el corazón del conflicto
La presencia militar de Rusia en las fronteras con Ucrania ha ido en aumento desde 2014, cuando se anexionó la provincia de Crimea, entonces ucraniana, en el llamado conflicto del Donbass, en el que han muerto al menos 14.000 personas, de acuerdo con las autoridades ucranianas.
Y la furia de Moscú ha vuelto a estallar en el último año ante los acercamientos de Ucrania con Occidente, específicamente por sus intenciones de unirse tanto a la Unión Europea como a la OTAN, esta última una línea roja para el Kremlin que lo considera un riesgo para su seguridad.
Rusia ha utilizado su acumulación de tropas para atraer a Occidente a las discusiones después de presentar demandas para rediseñar el mapa de seguridad de Europa.
Vladimir Putin exige que la alianza militar nunca admita a Ucrania y que retire tropas y armas de los países excomunistas de Europa del Este que se unieron a la OTAN después de la Guerra Fría: Rumanía, Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Estonia y Letonia.
Estas demandas están incluidas en la lista de exigencias que entregó Moscú a la OTAN el pasado 17 de diciembre, entonces el Gobierno de Joe Biden aseguró que se trata de peticiones “inaceptables”.
No obstante, ahora con Moscú presionando con advertencias militares, EE. UU. ha señalado que está listo para discutir otras ideas sobre control de armas, el despliegue de misiles y medidas relacionadas con el fomento de la confianza entre las partes.
Reino Unido asegura que según sus labores de inteligencia, una invasión rusa sería “inminente”, pero que «todavía puede prevalecer el sentido común».
La Administración de Putin se encuentra a la espera de una respuesta por escrito de Estados Unidos esta semana sobre sus exigencias, tras las conversaciones del pasado 21 de enero, entre el secretario de Estado Antony Blinken y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.