Los Políticos | La renuncia de Dante

El asunto no es que le den pa’trás al Delito de Ultrajes, sino que es seguro que los políticos presos o presos políticos que han sido entambados bajo esta “modalidad”, sigan en chirona. Vamos, en política, los acuerdos entre las partes, son para Ceder, no para Perder. Los que quedan fuera de ese círculo, por supuesto, no alcanzan los beneficios a los que se llega con las negociaciones.
¿Dante no aplicó las Bienes Raíces de Frank Underwood? Lo pregunto por la reacción que tuvo ayer al renunciar a la “Comisión Especial para Determinar la Existencia de Abusos de Autoridad y Violaciones al Estado de Derecho en el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave”.
Decía el personaje de “House of Cards” que el poder es muy parecido a las bienes raíces: todo es cuestión de ubicación, ubicación y ubicación. Mientras más cerca estés del Centro, el valor de tu propiedad será más alto… palabras más, palabras menos… y hasta donde vimos, Monreal se llevó una estrellita en la frente… como que ya está de nuevo en el redil… como que para qué brinca estando el suelo tan parejo.
Monreal no deja de ser un político ladino, de colmillo retorcido, grillo que sabe llegar ¡hasta con una pata!
¿Y Delgado Rannauro?
Pues con su renuncia, todo indica que Dante ha de emprender ahora, una nueva batalla desde trinchera propia porque es casi seguro que la Comisión a la que renunció, pase al olvido ¿o cree usted que alguno de sus integrantes coja el estandarte y diga “de aquí soy!”? Lo dudo…
Lo que no dudo es que Dante Delgado se aviente la puntada de crear una “Comisión Ciudadana” similar o paralela a la creada (inventada, dicen Cuic, Zepeta y Cazarín) por un grupo de Senadores que, se quiera o no, incomodaron no sólo a Cuitláhuac García, a su secretario de Gobierno Bola 8, sino también a su fiscal.
El malestar generado quizás no era tanto porque le tocaran a la Bendición de AMLO, sino que un desaguisado entre Cuic y Monreal provocara una fisura en la Cámara Alta entre morenos, una ruptura entre morenos, en desencuentro entre morenos que lejos de gustarle o no al Pejedente, por ningún modo le conviene justo a medio camino.
¿A qué grado debió ser la incomodidad para que haya tenido que intervenir Andrés Manuel López Obrador en la figura de Olga Sánchez Cordero en aras de apaciguar tanto las aguas del Senado como las de la entidad?
La negociación es simple: Se deroga el delito de ultrajes y se deja en paz al bodoque. Insisto: se trata de ceder, no de perder. Y en ese trance, hay piezas que bien son tan sacrificables como un peón en tablero de ajedrez, o simplemente no se les invita al juego.
El curso para Del Río Virgen no creo que se altere… tampoco para los otros personajes a los que metieron en esta pugna a finales del año pasado y principios del 2022… y eso lo sabe Dante Delgado… por eso desentierra otra hacha, fuera del Senado, porque sabe que adentro, es batalla perdida… afuera, quién sabe.
smcainito@gmail.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.