SENTIDO COMÚN | Servicio de correos obsoleto

0

El sistema de correos ha venido evolucionando desde su concepción original. La creación de los famosos carteros se dio en el año de 1756, para que los usuarios no tuvieran que ir a las oficinas de correos a recoger su correspondencia. En 1972 instalaron buzones donde se depositaban los sobres para su envío y posteriormente en 1962 se crearon los llamados apartados postales que son una especie de buzones particulares donde se depositaban las cartas de manera privada.
Por cierto, uno de los edificios más bellos del centro histórico de la Ciudad de México es el Palacio Postal que tiene una arquitectura ecléctica tipo europeo construido a principios del siglo XX durante el porfiriato, que se ha convertido en uno de los sitios más visitados por los turistas frente al Palacio de Bellas Artes.


En 1986 se creó el organismo descentralizado denominado Servicio Postal Mexicano (Sepomex), con la intención de modernizar el servicio y hacer más productivo este servicio de comunicación.
Siempre se ha hablado de modernizar el servicio postal, sin embargo, ha sido rebasado por los modernos servicios de paquetería que existen, que aun cuando son mucho más caros son más seguros y rápidos.
Sin embargo, mucha gente sigue acudiendo a las oficinas de correos que ahora se conocen como oficinas de Mexpost, debido a que resulta más barato que los servicios de paquetería brindados por las empresas privadas. En efecto son muy baratos, pero mucho más tardados que los otros servicios como Fedex, DHL o Estafeta.
Aun cuando el gobierno federal habla de modernizar los servicios públicos, al acudir a las oficinas de correos de Coatzacoalcos ubicadas en la calle Carranza se da uno cuenta de que sus instalaciones están en completo abandono, que los empleados hacen lo que pueden con un sistema operativo obsoleto y arcaico, donde se siguen utilizando timbres y el cliente tiene que llenar su guía de envío porque no se cuenta con un programa especial ni equipo de cómputo para su llenado.
Las ventanillas son de dar pena y los empleados se encuentran trabajando como si fuera una bodega de trebejos. El horario es muy restringido y a veces es necesario hacer dos veces la fila para poder concretar un envío.
Por supuesto que esto no es culpa de los empleados de correos, sino de la falta de modernización de este servicio y de las instalaciones que se encuentran totalmente descuidadas y los empleados hasta tienen que sacar dinero de su cartera para dar un cambio.
Si estamos hablando de modernizar los servicios de comunicación, es momento de voltear a ver las oficinas de correos para brindar un servicio de calidad a la población que no cuenta con recursos suficientes, para acudir a una empresa de paquetería y necesita enviar documentos o productos a otras ciudades del país.
En la página oficial se habla de “la necesidad de modernizar las prácticas operativas y administrativas para lograr una mayor productividad en la prestación de los servicios de comunicación”. ¿Entonces por qué no lo llevan a la práctica?

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: