David Beckham saca a la luz el secreto más estricto de su esposa Victoria

La esposa de David Beckham, Victoria, mantiene siempre una esbelta silueta que dista bastante de su figura con curvas cuando era la ‘Posh Spice’ en sus inicios con el grupo musical Spice Girls.
Ahora que lleva muchos años en el mundo de la moda, Vicky ha ido perdiendo peso y no gana ni un gramo.
Muchos la han acusado de estar por debajo de su peso saludable e incluso de padecer un trastorno de la alimentación, pero ella siempre ha defendido estar sana y, sencillamente, cuidar mucho su alimentación.
Sin embargo, una reciente revelación de su marido, David Beckham, pone en jaque a Victoria y es que no todo vale con tal de mantener ese peso que ella desea. El exfutbolista ha participado en el podcast “River Café Table” y es donde ha contado el secreto mejor guardado de Victoria.
Hablando de comida y buen vino con otros tertulianos, David ha confesado que su esposa come lo mismo cada día desde que él la conoció en los años noventa.
En palabras del propio Becks: “Desafortunadamente, estoy casado con alguien que lleva comiendo exactamente lo mismo por los últimos 25 años”.


Y ha continuado diciendo: “Desde que la conocí solo come dos cosas: pescado a la plancha y vegetales al vapor”. Además asegura que sería algo muy raro verla cambiar de ingesta y, en un cuarto de siglo, solo es capaz de recordar una ocasión en la que la vio picando otra cosa.
Eso sí, Victoria siguió comiendo el pescado con la verdura pero, durante su embarazo de Harper, que ahora tiene ya diez años, Vicky se permitió a modo de antojo picar con su tenedor algo del plato de David.
“La única vez que he visto a mi esposa cogiendo algo que no fuera su comida, fue cuando estaba embarazada de Harper. Sé que picó un trozo de comida de mi plato, no recuerdo exactamente qué fue, pero para mí fue la cosa más increíble.”, explicaba el deportista asombrando a los demás conversadores.
Beckham también asegura que “nunca más lo ha vuelto a hacer ni ha comido de nuevo otra cosa desde aquella vez”. La verdad es que para las personas que llevan una dieta sana y equilibrada esto suena a ciencia ficción, de hecho el propio David lo cuenta con tristeza y asombro sabiendo que lo que hace su mujer, no es nada habitual.
Pasarse 25 años comiendo solamente verdura al vapor y pescado a la plancha hace que Victoria no suba de peso ni de talla, eso seguro, pero ¿es acaso recomendable? Dudo mucho que ningún médico o nutricionista hiciera una dieta tan limitada y repetitiva a un paciente y menos durante, al menos, 25 años.
Seguro que a la diseñadora de moda no le ha hecho ni pizca de gracia que en un arrebato de naturalidad David haya hecho pública esta rutina alimentaria suya. Si ya era una mujer señalada por su silueta, ahora podrán incluso señalarla con más inquina basándose en el argumento de su propio marido.
El “body shaming” o bullying hacia los cuerpos ajenos no solo lo sufren las personas con sobrepeso y criticar o dañar a una mujer delgada por serlo, es igualmente cruel. El entorno cercano de Vicky debería indicarle que quizá su relación con la comida no es la más adecuada pero siempre construyendo desde el amor, no desde el odio.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.