Desarrollan moléculas contra cáncer de mama y colon

  • Con esta investigación Ángel Jonathan Ruiz, de la FM, obtiene doble doctorado; el alumno realizó su investigación gracias al Convenio UNAM-Universidad Groningen

Ángel Jonathan Ruiz Moreno es el primer alumno de la Facultad de Medicina en obtener el doble doctorado con el Convenio UNAM-Universidad Groningen.
Su investigación significa un parteaguas para el desarrollo de moléculas en contra de la proteína CD44, implicada en la progresión y malignidad de algunos tipos de cáncer, especialmente los de mama y el de colon, y así detener o inhibir algunos procesos cancerosos.

Ruiz Moreno explica que “a pesar de que se sabe la función de esta proteína en el cáncer, aún no hay moléculas desarrolladas contra ésta. Es algo muy interesante porque no hay anticuerpos comerciales, y esto tiene que ver con que la proteína es difícil de atacar, dado que su ligando principal es ácido hialurónico, el cual es componente esencial de la matriz extracelular y es una molécula muy expuesta a solvente.

Desde el punto de vista de desarrollo y diseño de fármacos, trabajar con moléculas muy expuestas a solventes es desafiante. La relevancia del trabajo es que nosotros utilizamos la información estructural disponible para diseñar moléculas que pudieran atacarla específicamente”.

Sobre la investigación, Ruiz señala que se diseñaron moléculas por medio de estrategias computacionales utilizando la información cristalográfica de la proteína, es decir su estructura tridimensional para diseñar una librería muy grande de moléculas dirigidas en contra de este blanco. Este trabajo es parte fundamental de la colaboración México-Países Bajos.

“Estas moléculas fueron diseñadas basándose en mecanismos de reacciones multicomponente, de los cuales el grupo con el que estuve en Países Bajos es pionero y de los mejores en el mundo, y tienen la particularidad que, a diferencia de una síntesis tradicional o en serie, estas moléculas podrían ser sintetizadas y evaluadas más rápido”, precisa.

¿UNA CURA?

Cuando se dan noticias sobre avances contra el cáncer, se piensa inmediatamente en una cura; sin embargo, aunque esta investigación “no es un tratamiento ni se acerca, sí es una semilla. Utilizando la información estructural de CD44, más la del diseño de fármacos, podemos generar moléculas relevantes para inhibir esta proteína. Si bien el padecimiento es multifactorial y no depende únicamente de esta proteína, sí sabemos que participa particularmente en procesos relevantes como la metástasis. Es la idea de cómo podríamos abordar el diseño racional de fármacos utilizando la estructura de la proteína”, apunta Ruiz Moreno.

ES MEJOR PREVENIR

En el contexto del Día Mundial contra el Cáncer, el investigador hace una llamado a prevenir antes que buscar curas: es algo multifactorial. Para muchos tipos no se saben las razones, para el de pulmón, por ejemplo, podría asociarse con fumar, pero para otros las causas son desconocidas.

Es importante recordar que un estilo de vida balanceado contribuye favorablemente a no desarrollarlo. También es muy relevante la detección oportuna. En el de mama, por ejemplo, muchas de las pacientes cuando llegan a la clínica lo hacen en estados avanzados de la enfermedad, por lo que el tratamiento es difícil y suele haber malos pronósticos.

La prevención incluye la detección oportuna, es decir, el chequeo constante, no sólo para ese cáncer, pues también sabemos de otros tipos en que la detección oportuna puede marcar la diferencia, por ejemplo, el de próstata. Se ha recorrido la edad en la que aparece; sin embargo, ante la primera sensación o síntoma, hay que realizarse estudios.

Para Ruiz Moreno es menester que hombres y mujeres acudan a hacerse chequeos regulares a pesar de no tener síntomas, que las mastografías sean rutinarias, incluso sin síntomas. “Cuando el cáncer de mama se detecta en un estadio inicial, el pronóstico es mucho más favorable. La prevención y buscar la detección oportuna, siempre hacen una diferencia”, señala el investigador.

LA IMPORTANCIA DE LA MOVILIDAD

Como el primer doble doctor por el Convenio UNAM-Universidad Groningen, el investigador, quien realizó el examen de grado de forma semipresencial en la universidad holandesa el pasado diciembre, asegura que la movilidad que ofrece la UNAM es muy benéfica.

“Mi recomendación para cualquier estudiante es que traten de ir al extranjero, aunque sea a una estancia corta, una pasantía, o si es posible que postulen a programas como éste de doble doctorado porque salir del país, además de contribuir a la investigación, abre las puertas a los alumnos a la internacionalización. A veces tenemos la percepción de cómo es la ciencia por la forma en que la vivimos, pero cuando salimos a otra nación nos enfrentamos al reto no sólo del idioma, que contribuye mucho al desarrollo profesional, personal y científico, sino que abre mucho la creatividad, la imaginación y, por supuesto, la puerta a muchas colaboraciones importantes. Es indispensable recordar que no tenemos que saber hacerlo todo, pero tenemos que saber colaborar. Trabajar en equipo nos ayuda a llegar más lejos y esto sólo se da si coordinamos nuestras experiencias con otros grupos fuera de México.

“Las oportunidades están allí –finaliza Ruiz Moreno– hay puertas que tocar. La Universidad tiene distintos programas para aquellos que tienen un interés personal y profesional de desarrollar investigación internacional. Mi llamado es extensivo a la comunidad científica, de tratar de internacionalizar los cursos e investigaciones para que se reciban estudiantes, pues eso puede abrir las puertas al desarrollo de los proyectos, la UNAM ya lo hace, pero ojalá ocurra con mayor frecuencia y haya más flujo de estudiantes e investigadores extranjeros. Eso favorecerá a la misma comunidad académica y estudiantil”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.