COMO VA… que llueva letra | No se puede defender lo indefendible

+1

A mi mesa de redacción y a mi correo electrónico, diariamente me llegan infinidad de casos y cosas de varios sectores de la sociedad acerca del acontecer diario regional y estatal, que la verdad, da risa y tristeza porque no pueden dejar de arrancar las sonrisas algunos hechos que dejan mucho que desear de quienes se supone tienen academia, y tristeza porque se afecta al medio ambiente, como es el caso del que nos ocuparemos, harto crítico, tremendo y del que daremos luz verde aquí, al estar estrenando esta nueva columna informativa y de opinión.
¡¡¡Arrancamos!!!
Desde mis diversos espacios informativos, en diferentes medios de comunicación en los que he laborado por más de tres décadas, siempre he ensalzado la buena praxis que en su momento y en otros ayeres se dio en el semillero de grandes profesionistas hoy. Las veces que he notado cuando alguien o algunos, de forma vil y con dolo han pretendido o intentado empuercar a tan noble institución educativa, con sustento y a ultranza la he defendido con el ejército de mis letras, me refiero al Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario No. 17 que se ubica en la comunidad El Ciruelo, municipio de Úrsulo Galván, Ver., más esta vez no puedo adoptar la misma postura porque sería ir en contra de la naturaleza, de la vida misma, y ser cómplice de negativas acciones.


Bastante lamentable lo que viene sucediendo al interior de dicho plantel educativo, y todo por la nula sensibilidad, falta de talento, experiencia, visión y misión para dirigir una escuela como el CBTA 17 con ejes rectores bien definidos o delineados, donde a leguas se ven y se notan de manera tangible las malas decisiones de una directora como la señora Marithelma Hernández Utrera, quien de la cantada vernácula con pistas musicales en eventos sociales (que por cierto no lo hace tan mal y como que es muy lo suyo), así como desde las cabalgatas, brincó a ser maestra; pero a partir de septiembre del año pasado, inmerecidamente la invisten con tal nombramiento, llegando de mandamás a una escuela agropecuaria donde lo menos que anhela el personal docentes y administrativo, algo así como 80 trabajadores en total, son malos tratos.
Y ya los están viviendo desde hace 5 meses aproximadamente.
Ojalá y la señora reflexione, razone y vea que su accionar lejos de favorecerla la está opacando porque no sólo son sus compañeros de labores los que ya la señalan y empiezan a no soportarla, sino que igual el alumnado pareciera ser que vive desplantes o atropellos, actitudes prepotentes donde notan que está abrazada del capricho o berrinche porque se siente la dueña del CBTa 17, el centro de atracción de todo con una vanagloria indiscriminada tras su complejo del “yo-yo”, y cree tener derecho de todo porque simple y llanamente dice tener la sartén por el mango.
Veamos…
Les cuento…
Del CBTa verde, que en su mayoría quienes conocemos esa escuela, lo está aniquilando con una desmesurada inquietud por deforestar lo que ella considera que hace daño al inmueble educativo, y que me disculpe la señora, pero está actuando muy mal; apenas el pasado 4 de febrero de este año, de 7 a 8 árboles, “por sus pistolas” los derribó, y aquí les muestro las evidencias gráficas; en su mayoría árboles tipo ficus, uno o dos frutales y una frondosa y antiquísima higuera que ha resumidas cuentas defendió a pie juntillas que tenían muy lastimadas o cuarteadas las banquetas e infraestructura escolar debido al raicero, y podría entenderse tal razón o argumento, toda vez que hasta registros eléctricos empezaban a afectarlo, eso no estaría ni a discusión.
Pero tocante a la higuera de una edad superior a los 40 años, si no es que más, y que “mató” la señora directora, resulta inaudito, reprobable por todos los ángulos que lo queramos ver, porque los temas en boga por los efectos del cambio climático, muy vanguardistas, y por no tener una justificación real deberían impedirnos atentar contra un árbol así, con tales características, máxime que cuando mucho afectaba a dos o tres metros cuadrados de adoquín del plantel, nada significativo, sobre todo que ahí siempre se ufanan en el CBTa 17 de ser una escuela sustentable, pregonando todo el tiempo aquello de la sustentabilidad en materia agropecuaria, por lo que deberían conservarse tales recursos naturales. Pero la mandamás hace todo lo contrario, incurriendo seguramente en un delito federal porque trasciende que ni siquiera solicitaron permisos ante la SEMARNAT o dependencia estatal o municipal alguna, aunque es sabido por todos que el gobierno municipal no tiene por qué influir en las decisiones de dicha escuela, pero si se debe pedir con respeto, a la dirección de ecología municipal, un permiso.
Señalan nuestros informantes, que por obvias razones omitimos sus apelativos, que desconocen qué tenga en la cabeza la señora directora, pero sí es reprobable tal accionar de parte de ella, quien no se cansa de hacerse notar con su “yo-yo”.
Por si fuera poco, nos informan que por un capricho de la señora, en diciembre pasado se aferró en ir a cortar un pino gigantesco, de los que tradicionalmente hace muchos años atrás, en algunos pueblos llenos de tradiciones, sobre todo en el mes de diciembre o durante fiestas patronales de comunidades pintorescas colocaban en las plazas públicas, parques o parroquias; sin embargo, eso ya cambió, ya que en la actualidad, hasta en centros comerciales arman estructuras metálicas formando un pino al que adornan. Así pues, la señora directora ya encaprichada se llevó a varios directivos, jefes de grupo y algunos achichincles a Las Vigas, lugar donde evidentemente no encontraron lo que quería la mandamás, toda vez que los arbolitos que ahí venden, son única y exclusivamente para adornar viviendas.
Para no hacerla tan larga, en otro lugar, en un rancho, terminaron cortando un árbol esquinero como de 17 ó 20 años de edad, y para hacer el sueño realidad de la también cantante, fueron y lo pararon en la escuela a efecto de tomarse las selfies navideñas y compartirlas en su cuenta del “feis”, caprichito que salió muy caro, desde los gastos de traslado en autobús, y adornos navideños, pero lo peor del asunto es que, como va, nos cuentan nuestras fuentes informativas que obligó a los estudiantes a que cada uno cooperara 20 pesos para tapizar el árbol de adornos alusivos a las fiestas navideñas pasadas, ya que como toda una diva de la educación, quiso encender “el pinito de navidad”, al mero estilo de un presidente o de los dueños de Televisa.
Y mire usted, en otro orden de “ternuras”, tan mal marchan las cosas en el CBTa 17 que no hay quien conteste el teléfono de la escuela, padres de familia y externos se pasan horas esperando a que les contesten la llamada, y nunca, difícilmente levantan el auricular porque la señora anda en otros rollos que no sólo fortalecen su ego al rendirse culto a la personalidad mediante redes sociales, sino que a la llamada sustentabilidad es una necedad estarla pisoteando en el día tras día, como si fuera convencida enemiga de la naturaleza.
Pero ha hecho muchas más -aseguran nuestros informantes-, esta que le contamos es la más reciente.
Nada de lo aquí narrado, publicado y difundido es sesgado, todo es real.
En otro envío, seguiremos narrando cómo se las gasta la flamante señora directora que a ojos vistos está que no puede dirigir una escuela agropecuaria porque pierde el enfoque de su responsabilidad con el ecosistema, y con la filosofía de un CBTa 17 que sigue en picada o que ha vendido de más, a menos.
Las cosas como son…!!!
periodistapalmeros@hotmail.com

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: