Monseñor Jorge Carlos Patrón Wong

+1

El pasado 8 de febrero fue presentado el nuevo arzobispo de Xalapa, Monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, quien es originario de Mérida, Yucatán. En estos primeros días hemos comprobado su carisma e infatigable afán por servir a la comunidad. Su presencia en las redes sociales es frecuente y comparte mensajes e información de su labor pastoral.
Nació en la capital del estado de Yucatán el 3 de enero de 1958. Después de ser ordenado sacerdote, de 1988 a 1993 estudió en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Sirvió en diversos apostolados parroquiales y universitarios convirtiéndose en el presidente de la Organización de Seminarios de Latinoamérica del 2004 al 2009.
El 21 de septiembre del 2013, el Papa Francisco lo nombró secretario para Seminarios de la Congregación para el Clero y lo elevó a la dignidad de arzobispo y poco más tarde a miembro de la Congregación para la Educación Católica. Se desempeñó como consultor y consejero para la evangelización en América Latina en el Vaticano hasta que, el 8 de diciembre, el Papa lo nombró 5⁰ Arzobispo de Xalapa.
En su primera homilía del 8 de febrero en las instalaciones de la Casa de la Iglesia (Seminario Mayor), Monseñor Jorge Carlos fue enfático en la dimensión social que tiene la Iglesia Católica, y para ser mejores ciudadanos propuso tres vías: la santidad, la unidad y la alegría misionera.


La vía de la santidad es un llamado para todos, incluyendo a aquellos que gobiernan: “para que los que ejercen alguna autoridad renuncien a intereses personales o de grupo para servir al bien de la comunidad”. (Alégrate no. 916, pág. 12)
La vía de la unidad: “A diferencia de conocidos personajes públicos que se dedican a dividir, polarizar y enemistar, creando facciones y enemigos todos los días, los seguidores de Cristo, Buen Pastor, somos fruto de la oración sacerdotal de Jesús: ‘que sean uno, como yo y tu Padre somos uno’ ”. Este mensaje fue ampliamente explicado por monseñor y recomendó a todos, presbíteros, religiosos y laicos, participar en las tareas comunes que nos hacen más cercanos, con paciencia, tenacidad y humildad, y reconociendo nuestros límites y parcialidad, ya que solos no es posible lograr nada.
La vía de la alegría misionera es anunciar y compartir siempre el evangelio, pues “No podemos permitir que el desánimo y pesimismo invadan a nuestra sociedad porque nos volvemos estériles… nuestra esperanza no es ingenua sino sapiencial”.
Como se desprende de su perfil pastoral-educativo, la comunidad católica de la provincia de Veracruz, no solo la Arquidiócesis de Xalapa, ha recibido un mensaje claro de la doctrina social cristiana en voz de monseñor Jorge Carlos. Sin duda ayudará a construir un México mejor.
Twitter: @basiliodelavega

+1

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: