Crónicas Ausentes | Entre más muertos más razón

0

A propósito de las armas y financiamiento de la OTAN a Ucrania y el aumento de la escalada de la guerra.

Vivimos en un mundo al revés, perverso, contradictorio y sin memoria, parece que acabamos de nacer y que no tenemos pasado desde dónde aprender lo que no debe hacerse y repetir.
La poderosa máquina de hacer zombis opera a toda marcha, el aparato que usaba Will Smith en “Los Hombres de Negro” sirve a la perfección para borrar las memorias a las pequeñas criaturas de ficción que tienen una inmensa capacidad de soportar sufrimiento, quienes en su condición de rebaño se juntan para protestar por la invasión que “el chico malo” de la nueva película de Hollywood “Ucrania y el lobo feroz Rusia”, película patrocinada, auspiciada y dirigida por el Imperio occidental, los EEUU y sus aliados.
El guión está escrito, se sabe cada parte de la historia, el papel de los principales personajes, “el chico malo”, “el bueno”, y quien hace de papel secundario tiene un rol fundamental (EEUU), porque es quien manipula a los personajes y sabe en qué va a terminar la historia.
Las páginas de la internet, los diarios, y los platos televisivos inundadas de historias de actos heroicos, un soldado despidiéndose de su familia, unos soldados ucranianos mandando a la mierda al barco ruso, un pueblo volcado en su defensa echando cocteles molotov a los tanques invasores, los nuevos héroes políticos venidos de la farándula (el presidente Zelenski) y el boxeo (Vitali klitschenko alcalde de Kiev) en Ucrania que viven la guerra como una comedia y un combate de boxeo televisivo, un pueblo ucraniano incapaces de darse cuenta que son una pieza más en el tablero de ajedrez de la lucha geopolítica entre la OTAN y RUSIA, y que viven al igual que la inmensa mayoría de los habitantes del mundo que no se dan cuenta que son un plus dentro del sistema de dominación.
El villano Putin parece ser el bravucón recibiendo una paliza de los montoneros de occidente, aunque los mantiene a rayas con la amenaza de apretar un botón, y como los “mártires yihadistas” matar matándose, y recibir el beneplácito de Alá, quien resurge como el verdadero Dios.
Pese a que el problema de la invasión se pudo haber evitado, entendiendo que el ingreso de Ucrania a una alianza militar como es la OTAN traería respuesta de su parte enemiga Rusa, y que una cosa es ingresar a la comunidad económica europea y otra es ingresar a la OTAN, pero los tintes fascistas de los lideres de Ucrania no permitieron entender eso y decidieron participar el juego perverso del Imperio Occidental encabezado por los EEUU y llevar a la guerra a su pueblo a sabiendas que se enfrentarían con un país poderoso militarmente.
Ya consumado los errores, ahora nos introyectan las consecuencias de la guerra, el sufrimiento como siempre de los pueblos y sus habitantes, que son lo último en importar, ahora sí apelando al derecho internacional, quienes (Inglaterra, Francia, y EEUU) se la han pasado pisoteando el derecho internacional y haciendo invasiones a diestras y siniestras, ahora ubican a RUSIA como el malhechor, el chico loco que se avienta sin pensarlo a cuidar sus intereses, aunque en la realidad no tuviera otra opción.


La vorágine colonialista del imperio occidental, con su espejismo ilustrado como su biblia de cabecera, quiere absorber todo el mundo en una cruzada por mantener una sola gramática de lo que es bueno y malo, y siempre relativo, según el contexto, un día se levantan con ella bajo el brazo y la defienden fanáticamente, y otro día, la tiran en el primer basurero que encuentran, así se han conducido el mundo occidental.
Hoy nos despertamos morbosos buscando imágenes e información de cómo va la guerra en Ucrania, y las imágenes e información son las mismas, aunque a un ojo atento y una mente abierta no se lo podrá engañar, y podrá ver como hay acciones criminales de esos supuestos defensores de la indefensa Ucrania, ahora proporcionándole dinero a montones y armas para que continúe su heroica defensa de sus territorios invadidos, aunque esto signifique el aumento de la escalada de la guerra y la vietnamización del conflicto en Ucrania.
Vietnam fue la Ucrania de EEUU, y Rusia y China jugaba el papel que ahora juega EEUU y sus aliados, proporcionando armas y dinero a Vietnam para prolongar la guerra y hacer que EEUU se desgastara como sucedió, al final los EEUU tuvo que salir con “la cola entre las patas” de Vietnam dejando a su pueblo indefenso ante “los bárbaros” comunistas del vietcong, esta historia se repite ahora en Ucrania y las estrategias son las mismas, en ese entonces ni a RUSIA ni a CHINA les importaba que prolongar la guerra significara más muertos y sufrimiento del pueblo vietnamita, y ahora tampoco les importa a EEUU y sus aliados prolongar la guerra aunque signifique más muertos y sufrimiento del pueblo ucraniano.
Pero la ética pública de Creonte está por encima de la ética privada de Antígona, y por esa referencia se vale que a más muertos más razón para justificar los razonamientos y acciones del genocidio que permanente ha vivido el mundo, Hitler se ha quedado pequeño ante el HITLER occidental que surgió después de la 2a Guerra Mundial, ahora elegantemente vestidos de ideología ilustrada, pero con la misma impiedad para ejecutar el exterminio y la solución final de los débiles y enfermos.
Pero contabilizar muertos para tener razón de una postura no es exclusivo de la guerra de Ucrania, esta se ha venido practicando con más intensidad en los últimos tiempos, en las guerras políticas de baja intensidad como la que vive México, entre más muertos por el covid19 y la violencia del crimen organizado más razón pretende tener la oposición al gobierno del presidente Obrador.
El panorama del mundo humano luce sombrío y su comportamiento patético y estúpido, alienados dóciles caminan como los zombis en una dirección buscando como satisfacer sus apetitos morbosos. Aunque la verdad esté delante escupiéndole cadáveres, enfermos, y desigualdad, sigue esta civilización en su proceso de degeneración y contradicciones.
Ucrania es un cruce de caminos, donde se entrecruzan los intereses de los imperios que se disputan el botín que es las riquezas del mundo para unos cuantos, es el síntoma de la decadencia de la democracia que pasó de aupar a criminales de cuello blanco a cómicos que confunden la realidad con la ficción.
Por eso no debemos hacer juicios simples y emotivos a lo que pasa en Ucrania.
Como colofón, estas preguntas, cómo no entender que el origen del conflicto fue la terquedad de sus cómicos y boxeadores de Ucrania de ingresar a un asociación militar como lo es la OTAN, y no prever la reacción predecible de defensa de sus intereses del otro Imperio contrario, como lo es RUSIA, cómo no entender que el pueblo ucraniano es el cebo que utiliza occidente para debilitar a su rival, cómo no entender que el hecho que Occidente entregue armas y dinero al gobierno ucraniano en lugar de sentarse a negociar con Rusia, significa prolongar la guerra y más sufrimiento del pueblo ucraniano, qué no aprendimos de Vietnam, Corea, Medio Oriente, etc.
Descanse en paz nuestra civilización occidental.

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: