Muelle 1 | Agárrense de las manos

0

Son evidentes las profundas diferencias que se están presentando entre varios gobernadores de diferentes partidos con el gobierno federal, principalmente a causa de la pandemia, de la distribución actual de recursos provenientes de los impuestos y por supuesto las de orden político.

En el asunto de la salud pública hay muchas discusiones en torno a si es acertado el manejo que están dando por parte de las autoridades centrales en lo que se refiere a su atención –hay casi un millón de infectados por el virus y se aproximan, por desgracia, 100 mil personas muertas- y las obvias repercusiones en la cohesión social y en la economía general.

Nadie discute el enorme e invaluable esfuerzo de mujeres y hombres de centros hospitalarios públicos y privados –éstos por cierto carísimos- que atienden, en la medida de lo posible y aún a costa de sus propias vidas, a quienes se afectan por esa enfermedad.

Millones de personas atienden ya las recomendaciones que se dan por distintos medios de comunicación masiva en las medidas precautorias y, por otra parte, otros tantos siguen sin cuidados: unos por elemental necesidad de trabajar pese a todos los riesgos en los traslados y en las aglomeraciones y otros porque, de plano, les vale y asisten a fiestas, bodas, reuniones, antros, tocadas, incluso trabajos, sin mayores cuidados o de plano ninguno.

Lo cierto es que el Covid anda dando lata por todas partes y aunque el gobierno clame y proclame que la lleva bien, hay que seguir sin confiarse hasta que llegue la tan mentada y anhelada vacuna que anuncian Marcelo Ebrard Casaubón y Hugo López Gatell Ramírez y esperemos que sí.

Los gobernadores de Jalisco, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Durango, Chihuahua y Colima están que trinan con las políticas de salud que defiende a capa y espada el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ya integraron una Alianza Federalista y están contrarios también a la relación gobierno central con las entidades por la distribución fiscal constitucional.
Si se aprecia son entidades de fuerte presencia económica en materias agropecuarias, turísticas e industriales, que aportan buena parte de la hacienda nacional y que son recursos que se van a entidades con menor potencial, entre ellas principalmente las del sureste y de todas formas no alcanza.

El presidente sostiene que los estados, todos, reciben sus partidos en tiempo y que a nadie se le adeuda, lo que sí recalcó hace unos días que ya no dará recursos destinados al sector social, sino que seguirán directos, con el fin de evitar usos políticos.

Actualmente la Federación controla alrededor del 80% de los ingresos fiscales totales generados en el país, de acuerdo con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, lo cual es un indicador del grado de dependencia financiera de los estados y de los municipios en relación con el gobierno central.
Se hace a través del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal y de la propia Ley en la materia.

El caso es que siempre ha habido velada y a veces abierta como es ahora inconformidad en la distribución de esas participaciones emanadas de los impuestos más fuertes, como son el ISR, el IVA.

Se quejan de escasos recursos hacia infraestructura, salud, educación, en fin, tela hay de donde cortar corrupción, lamentablemente, aparte.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, se aventó contra esos gobernadores e incluso deslizó esta misma semana que hay un plan en camino orientado a revisas precisamente esas políticas fiscales en beneficio de los estados.

Y en esas estamos. Ojalá la unidad se presente, más vale agarrados de las manos.

Atraques:

  1. El 2021 está a la vuelta de la esquina y a como se observan las situaciones, hay que ponerse a trabajar en serio, cuidar el empleo el que lo tenga y no parar.
  2. No estaría nada mal que el delegado federal en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, se diera una vuelta por la carretera federal en Cuitláhuac, en donde hay una enorme bodega de esas de Mover a México, totalmente abandonada. Ya se sabe que Peña Nieto se las gastaba pero el caso es que esa instalación la pueden aprovechar, o bien el propio gobernador Cuitláhuac García Jiménez.
  3. Pepín López Obrador se lanzará a las elecciones de 2021 en Tabasco, seguro como diputado federal. Ya fue alcalde de Macuspana y se le recuerda por gestionar un gran puente que por cierto costó una millonada en tiempo del fallido Andrés Granier Melo.
0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: