Vivir en el Golfo | El cobro de la basura… se avecina tormenta

En política, una cosa es la promesa de campaña y otra muy distinta el ejercicio del poder, en busca del voto un candidato, de cualquier partido, puede dejarse abrazar y sonreír las veces que sea necesario o tener siempre una palabra para sembrar esperanza en los ciudadanos y así obtienen votos.
Ya en el gobierno, las promesas de campaña quedan sin efecto y el gobernante tiene poder absoluto para tomar decisiones, aunque estas afecten intereses ciudadanos,
En Veracruz, la escasez económica ya tiene repercusiones directas en el electorado y en los empresarios, aunque las cámaras originalmente panistas como Canaco y Coparmex volteen para otro lado, como no queriendo ver lo que ocurre con sus afiliados.
Hace pocos días, los negocios u oficinas de empresas recibieron sendos oficios de la autoridad municipal para requerirles el pago de impuesto predial, bajo la advertencia de enfrentarse a embargos.
Muchos justificadamente, propietarios de inmuebles del Centro Histórico con 20, 30 o 40 años de no tributar a la hacienda municipal, pero ya encarrerados, se hizo extensivo a todos aquellos porteños que deben dos o más períodos anuales, aún cuando hayan perdido sus trabajos o disminuido sus ingresos en estos tiempos de contingencia mundial.
Una medida que parece insensible cuando bien se pueden ofrecer facilidades, en vez de amenazarlos con embargos.
Pero no es todo, a los negocios, establecimientos u oficinas, el Ayuntamiento porteño les notificó que se les comenzará a cobrar el servicio de recolección de basura, un servicio público como es el alumbrado o el de seguridad, incluidos como obligación del gobierno y por lo cual, tendría que pensarse que pronto se estarán cobrando esos otros servicios.
¿Acaso el pago del impuesto predial no es un ingreso suficiente para fortalecer las finanzas públicas municipales? Es poco aunque se haya incrementado de manera sustancial en el gobierno anterior, pero no es el único ingreso que recibe el municipio, porque el mayor porcentaje lo obtiene por participaciones federales, que son producto de los impuestos de los veracruzanos incluidos los porteños.
Hay entonces en el ayuntamiento de Veracruz un operativo que busca cómo generar más ingresos, pero también dónde recortar gastos, de ahí que funcionarios se hayan dado a la tarea de ir notificando a todos los negocios de la ciudad que tendrán que pagar el servicio de recolección de basura.


Pero el sindicato de Limpia Pública, que dirige Antonino Baxzi Mata, no escapa al plan de autoridad municipal y han pasado a notificarle que los trabajadores también sufrirán algunos recortes que significan menos ingreso para llevar a sus familias.
Es decir, se van a dejar de pagar tiempos extras al sindicato de limpia pública, que por ley debe cubrirse a los trabajadores en días festivos.
Eso significa que unos 800 empleados dejarán de recoger la basura, en domicilios y vía pública, durante Semana Santa, por ejemplo, en las playas porteñas y en otros días de descanso obligatorio, como en lunes y martes de Carnaval, pero también en los que marque el calendario en cada mes del año, lo que será un retroceso en la prestación del que ha sido el único servicio público del que no se tienen quejas, o muy contadas, de los ciudadanos, con riesgos sanitarios para la población.
Será primera vez que hay un servicio esencial que se suspenderá en días festivos, que no ocurrió ni durante los dos años de la pandemia. ¿Qué pasa? Es válido pensar que urge recaudar más dinero, así sea con claro abuso a los ciudadanos, como en estos casos, quién sabe para qué fines, pero aunque fuera para hacer obras no se justifica.
Exprimir a los ciudadanos que pasan por estrechez económica, o a los empresarios que mantienen con dificultades en pie sus empresas y la plantilla laboral o, como en el último caso citado, infringiendo la ley federal de Trabajo, desplazando a personal sindicalizado, son cuestiones que no puede permitirse un buen gobierno.
Tampoco debe esperarse que los afectados no se defiendan, pues que se sepa, no será la primera vez que se levanten en pie de lucha por lo cual, se augura un próximo conflicto. ¿Y los regidores de la comuna, qué piensan, o ya están sometidos?

CANACO Y COPARMEX, EN ABSOLUTO SILENCIO

Los organismos empresariales Canaco y Coparmex, tradicionalmente panistas, han guardado absoluto silencio pese a la enorme queja y malestar que se ha generado entre los empresarios por temas como el servicio de agua potable y la recolección de basura.
El tema va creciendo y amenaza con convertirse en un conflicto social, porque ningún empresario, de todos a los que les ha llegado la notificación municipal, votó porque se le incrementen los gastos.
A todo esto, los líderes empresariales y camarales no están en este momento en la defensa de sus agremiados ¿O si?.

Comentarios a rodolfoherreras@hotmail.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.