Ineficacia: la estructura de mando de la narco célula de El Chueco, no ha sido tocada

Pese a que han detenido a casi una veintena de personas en el operativo desplegado en Urique para capturar a José Noriel P.G. “El chueco” no han logrado dar con su estructura principal, que está comprendida de 11 principales operadores que manejan el dinero, la distribución de drogas, las cuotas y otros delitos en la región serrana de Chihuahua.
De acuerdo al organigrama elaborado por la misma Fiscalía General del Estado, son 11 personas las que José Noriel tiene distribuidos como los principales responsables de plaza en esa zona del estado, que abarca desde San Rafael, hasta los límites de la comunidad de Tubares y el municipio de Batopilas.
Dentro de los reportes de inteligencia que formó la Fiscalía General por años en contra de José Noriel, se desprende que uno de sus hombres de confianza, es un sujeto a quien apodan como “El Makako” quien es quien dirige a los pistoleros del líder criminal en todo el municipio de Urique, y quien se desconoce su identidad hasta este momento.
Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, como Guardia Nacional, Fiscalía General del Estado y Secretaría de Seguridad Pública, dentro de los operativos realizados desde el pasado 20 de junio, han logrado capturar a por lo menos cuatro familiares de José Noriel, el último de ellos fue identificado como Paciano P.V. quien además de droga y armas llevaba casi 600 mil pesos en efectivo entre sus pertenencias.
El joven de 30 años de edad, “El chueco” inició a temprana edad en las filas del Cartel de Sinaloa, bajo el respaldo del grupo de Los Salazar, y tras varios años logró ser el “encargado” de la plaza de Urique, donde por años se ha instalado y ha desplegado a varios familiares, amigos y hasta políticos con el afán de incrementar el control de esa zona del estado.
Entre los registros se encuentra su hermano mayor Leonardo P.G. “El Cinco” como su mano derecha en la organización criminal, y quienes mantienen o mantenían su centro de operaciones en la comunidad de Bahuichivo a escasos kilómetros donde ocurrió el asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora, así como el guía de turistas Pedro Palma y el beisbolista Paúl Osvaldo Berrelleza.
«El chueco», de acuerdo a la misma información recabada por los agentes de seguridad, se sabe que tenía su propiedad principal en Bahuichivo, incluso frente a la misma, tenía una casa de seguridad donde se quedaban sus hombres de confianza, quienes le brindaban seguridad, los cuales se encuentran aseguradas y deshabitadas.
Entre la estructura, también se encuentra su primo Gilberto P.V. quien es el principal operador y jefe de plaza en la comunidad de Cerocahui, le adjudican ser el encargado de venta y trasporte de armas y droga, el cuenta mismo que cuenta con 29 años de edad y es apodado como “El Shakira”, como es conocido coloquialmente por los pobladores.
Dentro de la información de inteligencia, se desprende que “El Shakira” y José Noriel, apoyaron al nombramiento de Carlos Portillo Meza, como Director de Seguridad Pública, en la administración pasada, ya que él es el padre de Gilberto P.V. y con eso garantizaban mayor protección para la célula criminal.
Otro de los más buscados por las autoridades estatales es un hombre identificado como Martín M.M. “El Cochero”, quien además de ser uno de los operadores de El chueco, es acusado de haber asesinado a varios ejidatarios de Monterde, y por haber desplazado a varias familias que se negaron trabajar con el presunto criminal.
De igual forma, durante la administración de la presidenta municipal de Urique emanada del Partido Acción Nacional (PAN), Mayra Díaz Gutiérrez, tuvo un aparente vínculo con el grupo de José Noriel “El Chueco”, pues incluso nombró a dos de los hermanos de la ex alcaldesa, como encargados del grupo criminal en dos comunidades de Urique.
Se trata de dos sujetos identificados como Ramiro D.G. quien estaba a cargo de la Mesa de Arturo, así como Pedro D.G. quien estaba a cargo de la comunidad de Cieneguita de Trejo, todo dentro del municipio de Urique y en aparente complacencia con las autoridades municipales y estatales que ya tenían conocimiento de estos hechos.
Otro de los responsables de llevar a cabo la transacción de dinero y traslado de armas es un sujeto identificado como Jesús Abel G.J. “El Chuyín”, quien se encuentra establecido en la cabecera municipal de Urique, según las mismas investigaciones que tiene la Fiscalía General sobre la estructura de El Chueco.
Hasta el momento ninguno de los miembros del círculo cercano de “El chueco” ha podido ser capturado y algunas investigaciones como información de los propios pobladores, apuntan de que el presunto líder criminal, se encuentra oculto en una de las cuevas que existen en esa zona, sin emabrgo hasta el momento no se ha podido confirmar esa información.
José Noriel P.G. se convirtió en uno de los criminales más buscados en los últimos meses, luego de que asesinara a los sacerdotes al interior de un templo en Cerocahui, lo que derivó de un operativo de más de 3 mil elementos que mantienen sitiada la Sierra Tarahumara, en búsqueda de “El Chueco”, por quien la Fiscalía General del Estado, ofrece cinco millones de pesos por información que ayude a dar con su paradero.
Él pertenece a una rama de presuntos líderes criminales de Los Salazar, quienes tienen radio de operación en Chihuahua, Durango y Sonora, y quien junto con otros presuntos criminales como “El Tony Tormenta”, “El Jaguar” (Detenido), “El Servandito”, “El Zafiro” entre otros más se distribuyen el control para el Cartel de Sinaloa en la zona occidente del estado, cubriendo los municipios de Chínipas, Temoris, Bocoyna, Urique, Madera, Batopilas, Cuauhtémoc entre otros.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: