Marapez / ¿Y los 865.5 MDP apá?

0

Cuando se anunciaron con bombos y platillos los Juegos Centroamericanos y de El Caribe 2014 nadie se imaginó el desastre económico en que se convertirían y de los mejores que serían, según el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa, pasaron a ser los peores en la historia y de anfitriones alegres y hospitalarios terminamos siendo la burla de todo un continente y posiblemente del mundo.

En cuanto al costo que tuvo supuestamente la realización de los JCC Veracruz 2014 fue de 265 millones de dólares, de los cuales Duarte de Ochoa dijo que el 63 por ciento se destinó a infraestructura y el resto para el desarrollo de las competencias, considerados así los segundos Juegos Centroamericanos y del Caribe más caros de la historia sólo superados por Mayagüez 2010, que gastó 392 millones.

Lo peor del caso es que siendo una alberca llena de montones de billetes alguien se “aventó unos clavados” y se sabe que el manejo del fideicomiso federal-estatal fue un verdadero desastre, toda vez que nadie sabe del destino de 865.5 millones de pesos porque alguien lo tomó de manera “discrecional”.

El entonces gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, hoy preso en el Reclusorio Norte por los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita, sacaba el pecho en su momento diciendo que históricamente Veracruz organizaría el mejor evento centroamericano de todos los tiempos, sin embargo pasó a ser una farsa.

Lo extraño de todo esto es que si hubo tanto dinero para la realización de los JCC por qué algunas obras no fueron terminadas como la Villa Panamericana de esta ciudad, situación que obligó al comité organizador a improvisar hoteles y moteles para albergar a los atletas. Desde allí la justa centroamericana ya era todo un fracaso y eso que no había empezado.

Sobre los escenarios que no fueron concluidos están el estadio Luis “Pirata” Fuente, la Arena Veracruz, el Centro Acuático, el Pabellón de Frontón, el estadio de beisbol “Beto Ávila” y la remodelación del Instituto Veracruzano del Deporte, entre otros.

Se comenta que la investigación para saber dónde quedó tanto dinero está en proceso, por lo que quienes hicieron el manejo de él deberán aclarar qué sucedió, en qué fue invertido o qué fin tuvo.

Lo cierto es que el panorama que vislumbran quienes agarraron dinero indebidamente no es muy halagador porque podrían ser investigados por malversar fondos que iban destinados a unos juegos que lamentablemente se convirtieron en una farsa, una burla, una vergüenza y una aberración, pero sobre todo nos mostró el lado ruin y corrupto de un gobierno igual, algo que francamente nunca pensé sucedería ni en mis peores pesadillas. ¿O no?

0

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: